¿Para Dónde Estamos mirando?

¿Para Dónde Estamos mirando?

“puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”
(Hebreos 12:2).

“La derrota viene de mirar para detrás. La distracción viene
de mirar en vuelta. El desánimo viene de mirar para bajo. La
liberación viene de mirar para cima.”

¿Para dónde estamos mirando? ¿Cuál el foco de nuestra vida?
¿Qué queremos ver y lo que esperamos encontrar en la
dirección para dónde estamos mirando?

Hay personas que miran constantemente para detrás; para
justificar sus quejas, para murmurar de los tropezones, para
lamentar las derrotas. Hay personas que nunca perciben lo
cuanto son benditas, lo cuanto Dios les ama, lo cuanto
pierden oportunidades de realizar los sueños. Están siempre
distraídas espiritualmente y solo consiguen enxergar los
problemas que enfrentan. Hay personas que desisten
fácilmente, no luchan y ni se esfuerzan, no perseveran
cuando sufren el primero revés. Están, en todo tiempo,
mirando para detrás, en vuelta o para bajo.

Cuando miramos para el lugar equivocado, vemos lo que no
queremos ver o lo que no veníamos a ver. Erramos la
dirección de lo mirar y, al mismo tiempo, erramos el camino
a seguir. Y se erramos el camino, perdemos la paz, las
bendiciones y la dicha.

Prefiero mirar para cima, para el Señor Jesucristo, para el
autor de mi fe. Él me impide de estar distraído en relación
a mi vida espiritual, de desalentar delante de los
obstáculos del camino, de sentirme derrotado cuando la
victoria demora a llegar. Sí, es a Él que yo miro desde que
acuerdo hasta la hora en la que vuelvo a dormir. Es a Él que
yo miro cuando necesito tomar alguna decisión. Es a Él que
yo miro siempre, para agradecer, por yo ser tan feliz.

¿Usted también comprende que, para tener una vida
victoriosa, necesita mirar para cima?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.