Tutoriales para hacer el cubo infinito evangelístico

Puedes hacer tu Cubo Evangelístico, muy útil para evangelizar niños de persona a persona, el cubo muestra las 5 Verdades Espirituales, que debemos explicarle a los niños para ayudarles a comprender el Plan de Salvación:

* DIOS me Ama
* Soy Pecador
* CRISTO murió por mí y resucitó
* Yo le recibo
* Soy Salvo (debo crecer)


>> Plantillas – Cubo Evangelístico <<

Explicación de cada figura:

Aprende a crear un Cubo Infinito para que puedas crear lecciones extraordinarias para tus clases semanales:

Impactos: 346

Para reflexionar… Decir Siempre La Verdad

“Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la
justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la
mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos
miembros los unos de los otros” (Efesios 4:24, 25).

Cierto predicador, para probar a los miembros de una iglesia
que estaba visitando, al comienzo del sermón, pidió a todos
que abrieran sus Biblias en el Evangelio de San Natanael.
Esperó un rato y pidió: “Todos los que ya lo encontraron,
por favor digan amén”. Más de la mitad de los presentes
dijeron que sí, en voz muy alta. El predicador, sonriendo,
concluyó: “Este es el tema de mi mensaje: la mentira”.

¿Hasta qué punto entendemos que el cristiano, hijo de Dios, seguidor del Señor Jesús, que dijo “Yo soy la Verdad” debe cuidarse de no mentir? ¿Hasta qué punto entendemos que la mentira avergüenza el nombre de Cristo y nos coloca entre los “sois hijos del diablo”? ¿Cómo podemos glorificar al Señor usando las artimañas del enemigo de Dios? Si Cristo es la Verdad y dice que “nadie” puede acercarse al Padre, sino por Él, ¿por qué seguimos insistiendo en mentir, engañar, pretender que somos algo que no somos? Cuando conocemos la verdad, nos hace libres. Y si somos libres, ¿por qué volver al yugo de la mentira?

¿Tienes cuidado de no mentir?

Impactos: 100

Para reflexionar… ¿Para Quién Es El Aplauso?

“Sí, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo
para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

Un hermano de la iglesia, acostumbrado a ser alabado por
todo lo que hacía, pensaba que era el mejor cantor, el que
más visitaba a los enfermos, el que mejor contestaba las
preguntas de la Escuela Bíblica, el que mejor se expresaba
cuando era invitado a hablar durante el servicio.  Cuando
había algo muy simple que hacer, se lo dejaba a otros.
Después de todo, no podía perder el tiempo en cosas sin
importancia. Un día, muy cansado, se quedó dormido durante
el servicio y tuvo un sueño rápido donde vio la pared del
templo con un agujero, donde faltaba un ladrillo.  Fue a
quejarse al pastor y escuchó que era el ladrillo que debía
haber dado para la obra y no lo envió, porque siempre estaba
ocupado con las grandes cosas de la iglesia.  Se despertó
sobresaltado y entendió el mensaje del Señor para él en
aquella noche.

La mayor obra que podemos hacer para Dios es lo que Él
quiere que hagamos. Algo muy pequeño y aparentemente sin
valor es quizás lo mejor que podemos hacer para magnificar
el nombre de Jesús. El orgullo no nos lleva a ninguna parte.
La vanidad solo obstaculiza nuestro crecimiento espiritual.
La humildad glorifica a Dios y bendice a todos a nuestro
alrededor.

Mejor es la pequeña acción con el amor y la dirección de
Dios que la grande que solo sirve para recibir aplausos y
ser glorificado aquí en la tierra. Y solo el Señor merece
aplausos y alabanzas. Solo el Señor puede darnos   la
verdadera felicidad y la vida eterna.

Puede ser que nuestra iglesia tenga un agujero en la pared,
y si hacemos caso, todo es culpa nuestra. Todo lo que
hacemos debe ser para el honor y la gloria de Dios.

Impactos: 74

Para reflexionar… Algo Extraordinario Sucederá

“Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha
sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese” (1
Pedro 4:12).

Un hermano, cuyo rostro estaba desfigurado por las
aflicciones que enfrentó en esos días, comentó con otro
hermano de la iglesia: “Yo sé que Dios es bueno, que nos ama
hasta el punto de dar a su Hijo para morir en la cruz y
salvarnos, pero lo que no entiendo es por qué permite que
Tus hijos pasen por tanta tribulación, como la que yo he
estado experimentando en los últimos días”.

Dios tiene un gran propósito al permitir nuestros días
malos. Él nos ama, sí, y quiere que aprendamos a confiar en
Él sin reservas. Quiere que maduremos, que seamos fuertes,
que busquemos nuestra conquista, nuestra victoria, sin
desanimarnos nunca en el camino. Es seguro que venceremos y
nuestra alegría será mucho mayor.

Hay quien gana sin luchar, pero el placer de quien lucha y
logra sus objetivos es infinitamente mejor. Es bueno mirar
hacia arriba, decir aleluya y gracias, Señor. Sí, eso es muy
bueno… ¡Muy bueno!

Nuestra tribulación momentánea es casi nada, comparada con
la inmensa felicidad que tendremos aquí en este mundo, luego
de vencer nuestras   batallas, así como la que experimentaremos en el Cielo, disfrutando del amor y da presencia de Dios con nosotros, por toda la eternidad.

Impactos: 66

Para reflexionar… Voluntad de Crecer

“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de
nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y
hasta el día de la eternidad. Amén” (2 Pedro 3:18).

“¿Cómo sabré si estoy creciendo espiritualmente?”, le
preguntó un joven al pastor. Este último respondió: “Si eres
capaz de soportar una ofensa o una humillación sin querer
tomar represalias, cumple con tus obligaciones, aunque nadie
te vigilé, aférrate a tus propósitos hasta que se vean
alcanzados, usa tu dinero sabiamente, sin egoísmo, entonces
puedes glorificar a Dios por ayudarte a crecer”.

¿En qué medida nos preocupamos por la obra del Señor y por nuestra participación efectiva en su vida diaria? ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a seguir las enseñanzas de Cristo mostradas en la Palabra? ¿Hasta qué punto hemos puesto a Dios como prioridad en todas nuestras actitudes? ¿Cuán ansiosos estamos de glorificar a Jesús en todo lo que hacemos?

Muchas veces hemos sido niños a lo largo de nuestra vida
cristiana. Pensamos solo en nosotros mismos, no mostramos
ningún compromiso con el Señor, bromeamos de ser cristianos
cuál si la salvación de los perdidos fuese un juego en un
parque de diversiones. Cuando actuamos de esta manera, no
importa cuánto estemos en la iglesia todos los días, nunca
experimentamos cualquier crecimiento y avergonzamos   el nombre de Jesús.

¿Has crecido delante de Dios?

Impactos: 53

Para reflexionar… Adelante…

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo
soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).

Se cuenta que una vez, un productor musical recibió a un
grupo de chicos que querían formar una banda.  Después de
escucharlos, el productor les ordenó que se fueran a casa y
buscarán otra cosa que hacer. “No tienes posibilidades de
éxito, Falta lo esencial: un don para cantar”, dijo el productor. A pesar de la frustración momentánea, los Beatles
no se dieron por vencidos, y se convirtió en un fenómeno que
permanece hasta el día de hoy.

Mi reflexión no es sobre el grupo mencionado, sino sobre la
perseverancia que mostraron.  A menudo    nos    sentimos
deprimidos, desilusionados, desalentados por los fracasos.
Pero el cristiano valiente, que sirve al Señor Jesús, es
siempre perseverante. Sabe que el Señor está de su lado, que
prueba su fe, que quiere que crezca en gracia y poder, que
solo deja de buscar la victoria cuando la encuentra.

“Nunca serás un cantante, nunca serás un buen predicador,
nunca alcanzarás una posición de liderazgo en la iglesia,
nunca llegará a la esquina en tu búsqueda de llevar el mundo
a Cristo”. Y otras cosas dichas por los que no tienen fe.

Sin embargo, si un ciego, creador del Para Reflexionar, sin
dinero y sin ningún recurso, está hablando de la salvación
en todos los continentes de la tierra, imagínate, elegido de
Dios, bendecido por el Espíritu Santo, ¡qué no lograrás bajo la dirección, la gracia y la unción de Dios!

Adelante… lo lograrás.

Impactos: 39

Para reflexionar… Cada Uno, Que Luche Por Sus Problemas

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me
disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve
desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la
cárcel, y vinisteis a mí” (Mateo 25:35, 36).

¿Alguna vez ha tomado un momento en su vida para preocuparse por las necesidades de otra persona? ¿Alguna vez te has preocupado por el desempleo y la falta de dinero de alguien que ni siquiera es tan cercano a ti? ¿Habéis intentado alguna vez que una obra del Señor no se termine? ¿Alguna vez has llorado al ver a un amigo triste? ¿Alguna vez has sacado una parte de la despensa de tu cocina para que un vecino no pase hambre?

Quizás estés pensando que lo importante es luchar por tus
necesidades y que todos luchen por las suyas.  ¿Es este verdaderamente el pensamiento de un cristiano? ¿Es este el modo de vida de un hijo de Dios? ¿Es esta la doctrina enseñada por Cristo?

Creo que el mundo sería un lugar mucho mejor si cada uno de
nosotros, que testificamos que hemos sido   salvos    y
transformados por el Señor Jesús, pensáramos diferente.  Al
menos si tú y yo, pensemos diferente.

¿Qué piensas sobre “ama a tu prójimo como a ti mismo”?

Impactos: 42

Para reflexionar… Confío En Mi Padre

“Más el que en mí confía tendrá la tierra por heredad, y
poseerá mi santo monte” (Isaías 57:13).

Un niño de 13 años estaba solo en casa cuando olió humo y
cuando trató de salir de su habitación en el según piso, vio
que toda la casa estaba en llamas. Estaba aterrorizado de no
poder salir, pensó en la ventana. Tenían más de 6 metros de
altura y no tuvo coraje para saltar. De repente, escuchó una
voz que gritaba por él. Volvió a mirar por la ventana y vio
a su padre, que acababa de llegar. “Salta, hijo mío, estoy
aquí abajo y te alcanzaré”. El joven sabía que era muy alto,
pero también sabía que era su padre quien le había dicho que
saltará. Y saltó… y se salvó.

¿Cuáles son nuestras dificultades? ¿De qué tenemos miedo?
¿Por qué no tenemos el coraje de dar los pasos necesarios para alcanzar la victoria y la felicidad? Nuestro Padre nos
manda a “confiar en Él” y eso es suficiente para que podamos
cumplir cualquier sueño y ganar todas nuestras batallas.

Escribo este mensaje el día que celebramos el “Día del
Padre”. Glorifiquemos a nuestro Padre.  Confiemos en Él
plenamente. Aseguremos un futuro de grandes logros

Si te sientes perdido y temeroso, confía en tu Padre
celestial y Él te salvará.

Impactos: 51