Para reflexionar… Cerrando Y Abriendo Puertas

“…Olvidando ciertamente lo que   queda    atrás,    y
extendiéndome a lo que está delante” (Filipenses 3:13).

Un amigo le preguntó a otro, victorioso en todo lo que
hacía: “¿Cómo lograste abrir la puerta al éxito?” El segundo
le dio una palmada en el hombro a su amigo y le respondió:
“Mi secreto no ha sido haber abierto una puerta, sino haber
aprendido a cerrar las puertas anteriores”.

Cuantas experiencias marcan nuestra vida.  Hay muchos días
malos, decepciones, frustraciones, fracasos.  ¿Qué hemos hecho cuando estos nos atacan? ¿Lloramos? ¿Murmuramos? ¿Nos desanimamos y decidimos detener la marcha? ¿O simplemente seguimos adelante, cuidando cerrar esas   puertas    del sufrimiento para abrir otras que podrán cambiar nuestra suerte?

Desde el primer paso de nuestro caminar con Dios, aprendemos
que “somos más que vencedores”. ¿Y dónde encontraremos la ansiada victoria?  Solo hay una manera de averiguarlo:
continuar perseverando aún frente a las luchas, batallas,
obstáculos que podamos encontrar durante el camino.  A su
tiempo encontraremos la victoria y podremos celebrar con el Señor Jesús, la gran alegría que disfrutaremos.

Cerremos las puertas de las derrotas. Pronto la puerta de
las conquistas estará abierta, y gran será nuestro gozo.

Impactos: 69

Para reflexionar… Dios Siempre Nos Ve

“Entonces llamó el nombre del Señor que con ella hablaba: Tú
eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve?” (Génesis 16:13)

“He pasado por serias dificultades. Mis días han sido de
angustia y sufrimiento. ¿No ve Dios lo que estoy pasando?”
dijo un hermano de la iglesia a otro.

Sí, Dios nos ve el tiempo todo. Sea en los buenos momentos,
sea en los malos, en la bonanza o en la tempestad, en los
días de abundancia y en los días de escasez.  Tiene un
propósito para cada situación y nosotros siempre aprendemos
con las circunstancias.  Que importa es que en la hora
cierta, Él que todo lo ve, baja del monte para acudirnos,
para darnos la victoria anhelada.

Dios nos ve cuando vamos a la iglesia, cuando le cantamos
himnos de alabanza, cuando oramos y confiamos en Él. Él nos
ve cuando ponemos excusas para no ir a la iglesia, cuando
damos prioridad a otras cosas y lo ignoramos totalmente.

¡Él nos ve! Él se entristece por nuestra negligencia y se regocija cuando le somos fieles. También tenemos que verlo,
en todas nuestras decisiones… todos los días.

Impactos: 58

Para reflexionar… ¿Dónde Está El Pincho?

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante
que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma
y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne
los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos
4:12).

Un predicador invitó a su amigo, un asador, al servicio de
fin de semana. Después de la reunión, le preguntó a su amigo
qué pensaba del mensaje. El amigo, comprensivo, respondió:
“Me gustó mucho, pero, como buen asador, ha faltado el pincho. Creo que un buen mensaje tiene que ensartar al
oyente, penetrar en su alma, perturbar el espíritu”.

Muchos viven como si no tuvieran alma ni espíritu. Tratan a
Dios con indiferencia, nunca oran ni van a la iglesia.  Van
por la vida y no viven, andan por el mundo sin ir a ningún
lugar.

La función de la Palabra es penetrar en lo más profundo del
hombre, tocar su corazón, mostrar al oyente que hay un cielo
de gloria y un Señor con quien viviremos para siempre.

¿Alguna vez has sentido el toque del pincho espiritual de Dios? ¿Has usado el mismo pincho para traer a tus amigos a Cristo?

Impactos: 60

Para reflexionar… Sucio De Tinta… Como Papá

“Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis    en    nosotros”
(Filipenses 3:17).

Nelson, un cristiano dedicado y excelente padre de dos
niños, aprovechó unos días de vacaciones para pintar la casa
de un vecino y así ganar un poco más de dinero para mantener
su hogar. Al regresar de su primer día como pintor, uno de
sus hijos de cuatro años le dijo: “Papá, tu pantalón está
manchado de tinta”. El padre, sonriendo, respondió; “Papá
está pintando una casa y por eso me ensucié”.  Al día
siguiente, el niño esperaba a su padre con los pantalones
manchados de tinta, que había encontrado en el garaje.  Al
ver los pantalones de su hijo sucios, el padre preguntó:
“¿Qué ha sido eso?” Y el niño, todo orgulloso, dijo: “Yo
quería ser como papá”.

Qué maravilloso saber que nuestros hijos se complacen en
imitarnos. Es una gran oportunidad para mostrar nuestro
ejemplo en carácter, en honestidad, en fidelidad a Dios.
Nuestros hijos aprenderán de nosotros y crecerán ante el
Señor, como una bendición para nuestro hogar, para sus
amiguitos, para toda la iglesia.  Imitamos a Cristo y
nuestros queridos imitan nuestras actitudes. Y nuestra casa
se convierte en un gran faro que ilumina toda la comunidad
donde vivimos.

Dios quiere que seamos siervos buenos y fieles.  Él quiere
prepararnos para vivir en Su presencia para   siempre.
Nosotros también deseamos estar con el Señor por toda la
eternidad.

¡Qué gran bendición será! ¡Qué gran bendición será!

Impactos: 62

Para reflexionar… Una Cuerda De Amor

“De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos
mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40).

Cierto barco turístico estaba cruzando el océano de América
a Europa. De repente, fue tomada por fuertes vientos y una
terrible tormenta. Un pasajero descuidado se acercó al borde
y terminó cayendo al mar. Muchos lo vieron caer y comenzaron
a gritar. En medio de la gran conmoción, otro pasajero al
ver una cuerda grande, con un lazo en el extremo, colocada
cerca, la recogió y la arrojó por la borda.  Mientras lo
hacía, le gritó al hombre que había caído: “Abrázala fuerte. Para salvar tu vida.”

¿Qué hacemos cuando vemos a alguien a punto de ahogarse en los mares de la vida de este mundo? ¿Simplemente ignoramos?
¿Criticamos tus errores? ¿O tiramos la cuerda de nuestro amor para que se salve?

¿Por qué Dios nos permite estar cerca de alguien que se está ahogando? ¿No sería para bendecirlos a ambos? Uno por saber
que alguien está listo para tirar su cuerda para ayudarlo y
nosotros porque somos usados por Dios para ayudarlo.

Mantengamos nuestra cuerda de amor siempre lista.    A
cualquier momento el Señor Jesús contará con nosotros para
bendecir a alguien.

Impactos: 90

Para reflexionar… Un Camino Mucho Mejor

“¿Quién es el varón que teme al SEÑOR?  Él le enseñará el camino que ha de escoger. Su alma reposará en el bien, y su
simiente heredará la tierra” (Salmos 25:12, 13).

Un joven, hablando con un anciano misionero, le preguntó:
“¿Cuál es su mayor predicación en estos muchos años de trabajo?” El anciano misionero respondió al joven: “Mi
predicación, usando muchos textos bíblicos, era siempre la
misma: hay un camino mucho mejor para ti”.

Esta debe ser también nuestra palabra para todos los que
están en el mundo sin saber a dónde van.  Ese debe ser
nuestro propósito todos los días. Hay un camino mucho mejor
para el incrédulo, lleno de vida y alegría, lleno de amor y
esperanza, lleno de fe y confianza. Así es Jesús, nuestro
Señor y Salvador.

Sin Cristo no somos nada, no sabemos nada que hacer,
caminamos y no sabemos a dónde ir. Jesús es el Camino, Él
nos muestra a dónde ir y nos asegura que el fin de este
camino es la vida eterna con Dios en el Cielo. Esto es más
que un camino, Es la verdadera felicidad que todos anhelamos
encontrar.

¿Ya estás recorriendo ese camino o sigues intentando el viejo camino que nunca te llevará a ninguna parte?

Impactos: 36

Sermón de la Semana – Año 8

Año 8:
001- La Fuente de Poder
002- El poder que no se ve
003- Nuestro mapa y nuestro guía
004- Una transformación extrema
005- Ve y di
006- Aferrándonos a Jesús
007- Lo primero, primero
008- Todo depende de Jesús
009- Tiempo de la cosecha
010- A los pies de Jesús
011- Enfoque en Jesús
012- Toc, toc. Quién es
013- ¡Solo hazla!
014- Un necio y su dinero
015- El pedazo más grande del pastel
016- Tesoros en el cielo
017- El leproso Naamán
018- Corramos con perseverancia
019- La línea divisoria
020- Jesús sana en sábado
021- InfladoNUEVO
022- No te invitaronNUEVO
023- Contando el costoNUEVO
024- EscogiendoNUEVO

Impactos: 541

Primer milagro de JESÚS: Convertir agua en “vino” (jugo)

Se realiza un “Experimento“, convirtiendo el agua en vino (Jugo), al igual como lo hizo JESÚS en aquel tiempo.

Utilizamos un jarrón muy parecido a una tinaja, sirve una jarra oscura (Donde no se pueda ver lo que hay en el interior), jugo o refresco en polvo y agua, tengan vasos para servir el jugo a cada niño.

Se coloca el jugo o refresco en polvo en el jarrón antes de iniciar la clase, para que, al hacer el efecto, los niños crean que no hay nada en el jarrón.

Durante la clase se echa el agua al jarrón, no les muestren a los niños el jarrón para que no vean el contenido, y se revuelve como se ve en el vídeo, para que el jugo en polvo se mezcle con el agua y, al servirlo, ¡Quedo el jugo echo!

Los niños se sorprenderán sin saber que hay jugo en polvo dentro del jarrón, al ver que colocamos agua y salió jugo.

(Esto es parte de una tarea de una de nuestras estudiantes del
Instituto Ministerio Infantil Arcoíris online)

Impactos: 291