Archivo de la categoría: EDUCACIÓN CRISTIANA

CÓMO LOGRAR UNA CLASE EXCELENTE

CÓMO LOGRAR UNA CLASE EXCELENTE

 

seminar_from_back_pc_1600_clr_3442

 

 

 

 

 

 

1.- Llega temprano para que tengas tiempo de orar. Los maestros deben orar y ayunar para su clase. Se necesitan hombres y mujeres dedicados que sean serios en el Ministerio. Maestros que buscan a Dios y no les asuste el pasar tiempo en oración y preparación. La unción pudre el yugo.

2.- Los maestros deben atar rebelión, apatía, enfermedad, etc., antes de que los niños entren, esperando así que la paz de Dios y que el Señor sea quien ministre.

3.- La atmósfera para cuando los niños entren al salón de clases debe estar llena del poder, de la paz y de la alabanza que los maestros han experimentado cuando oraron antes de que los niños entraran.

4.- Espera a los niños en la entrada. Saluda a todos los niños, el beso y el abrazo son muy importantes, demuéstrales cariño y amor (no importa la edad que tengan).

5.- Los maestros deben darse cuenta de los niños que llegan por primera vez para hacerlos sentir en casa.

6.- Reconoce las características y diferencias de su edad.

7.- Establece las reglas al inicio de la reunión. Deja que los niños sepan lo que se espera de ellos. Se firme pero amable. Sé lo más consistente que puedas.

8.- Demuestra interés en las actividades del niño fuera del salón de clase. Los niños deben saber que tú te preocupas de las cosas que les preocupan a ellos. Toma un tiempo para sus necesidades de oración y sus testimonios.

9.- Respeta a los niños como individuos que son.

10.- Desde el principio hazle ver al niño lo que tú esperas de él.

11.- Toma tiempo para escucharle, según la atención que ellos tengan de tu parte, tú recibirás de ellos cuando la necesites.

12.- La admiración a los niños es un dardo para el enemigo. Alaba a los niños por lo bueno que hagan y que sea una alabanza específica y sincera.

13.- Los niños necesitan tener un sano temor de Dios y un sano respeto hacia ti.

14.- Permite al Espíritu Santo arreglar el horario. ¡Sé flexible!

 

15.- Sé sensible a la guianza del Espíritu Santo. Permite que el fruto del Espíritu Santo esté en operación. Espera los principios del Reino; Amor, Gozo, Paz, Fe, etc.

16.- Prepárate para dar tu lección. La falta de preparación da como resultado que el niño se sienta inseguro, desembocando en “problemas con la disciplina”.

17.- Los maestros deben meditar en la Palabra de Dios y permitir que Su creatividad fluya a través de ellos.

18.- Ten balance al ministrar. No uses siempre el mismo método, ten variedad. ¡Haz tu clase EMOCIONANTE!

19.- Haz que los niños participen hasta que sea posible. Los niños se cansan de estar sentados. Sé sensible a cualquier inquietud que ésto cause.

20.- Separa a los niños que no pueden estar juntos sin distraer la clase.

21.- No refuerces el comportamiento negativo.

22.- No aplastes el espíritu de un niño por abuso verbal. Trata de edificar en lugar de destruir.

23.- ¿Debemos usar cantos con acción? Sí, pero los niños son ministrados más con cantos de adoración, aunque deben ser pocas canciones, para que no se distraigan. Cantar la Palabra de Dios es una bendición para los niños y eso es lo que buscamos para ellos.

24.- Algunas veces a los niños les gustan las cosas graciosas, los juegos, etc.

25.- A menudo los niños necesitan tener un potente AMEN para echar fuera energía, o tener cantos atractivos o una marcha alrededor de Jericó. Asegúrate de que cada cosa se haga decentemente y con orden.

26.- Ten buena comunicación con los padres.

¿Cómo es la vida espiritual de la maestra?

¿Cómo es la vida espiritual de la maestra?

 

 

reading_to_children_anim_500_clr_10048

¿Cómo es la vida espiritual de la maestra?

Un taller presentado en la Conferencia CAMINA 2009 (Comité de Apoyo al Ministerio Infantil Nacional) en Pachuca, Hidalgo, MEXICO.

Si dejas de crecer hoy, dejarás de enseñar mañana

“Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos.” Esdras 7:10

Esdras dispuso su corazón, es decir, estaba convencido internamente. Su determinación lo condujo a hacer tres cosas:

1.      Inquirir

2.      Cumplir

3.      Enseñar

Dicho orden es el que como maestras debemos de seguir, pues nos da la pauta para llevar una vida espiritual que lleve fruto en la vida de los niños.

I. Preparar su corazón

Como maestras, contamos con recursos que nos hablan de cómo enseñar, cómo tener éxito en la enseñanza, cómo preparar una clase, etc., pero poco se nos habla de la preparación previa que debe existir en el corazón de cada maestra.

A.    Una vida de oración (1 Tesalonicenses 5:17)

B.     Permaneciendo en Él (Juan 15:5)

 

II. Inquirir la Palabra de Dios (“Examinar cuidadosamente una cosa, Estudiar.”[1])

No podemos pretender ser maestras y enseñar algo que no conocemos, no podemos comunicar desde un vacío. Hay cuatro formas de examinar la Palabra de Dios:

A.    Leyéndola (1 Timoteo 4:13)

B.     Estudiándola (2 Timoteo 3:16-17)

C.     Meditándola (Salmo 2:1-3, Josué 1:8)

D.    Memorizándola (Salmo 119:11)

III. Cumplir la Palabra de Dios

La obediencia es el fruto de lo que hay en el corazón. Es el termómetro de nuestra vida espiritual.

A.    Somos hacedores (Santiago 1:22)

B.     Llevamos fruto (Juan 15:4-5)

IV. Enseñar la Palabra de Dios

Aunque actualmente contamos con materiales que nos ayudan a preparar nuestras lecciones para Escuela Dominical, debemos estar conscientes que lo que debemos enseñar es la Palabra de Dios. Hay dos formas de enseñar:

A.    Con el ejemplo (1 Corintios 11:1)

B.     Con palabras (1 Corintios 12:291 Corintios 12:29
Spanish: Biblia Reina Valera – revisión de 1995 – RVR95

29 ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Hacen todos milagros?

WP-Bible plugin)

Esdras demostró cómo un maestro de la Biblia puede hacer que el pueblo de Dios avance. Su ministerio con el pueblo de Israel fue eficiente debido a que, como estudiante, examinaba las leyes de Dios y las obedecía; y como maestro, exponía claramente lo que Dios pedía de su pueblo. Enseñó tanto con su predicación como con su ejemplo.


[1] www.elmundo.es/diccionarios

Karina López de Aranda

¿Cuáles son las siete necesidades básicas del niño?

¿Cuáles son las siete necesidades básicas del niño?

por Elsa Amezcua De Balderas


 
“La educación del niño nunca ha sido una tarea fácil. Y hoy es más difícil que nunca. Esto significa que más que nunca se necesitan buenos padres (y maestros). Significa que el edificar vidas lleva tiempo, tolerancia, fe, auto-sacrificio, amor y trabajo. “Al reconocer la gran tarea de educar a los niños podemos sentirnos paralizados por el temor, o llenos de poder por la fe. Podemos sentirnos derrotados por los peligros y problemas, o desafiados por las posibilidades y las potencialidades.”  Los niños necesitan: I. Sentirse importantes: Autoestima “Es esencial tener un sentido sano de valor personal. Resulta casi imposible vivir con nosotros mismos si sentimos que somos de muy poco valor o si no nos gustamos a nosotros mismos.” Presuposiciones Falsas: 1. “La relación padre-hijo debe tener prioridad sobre la relación esposo-esposa.” 2. “El niño merece, por derecho, ser el centro de la atención.” 3. “El niño debe ser empujado lo más rápido posible a desempeñar papeles más maduros.” “De la misma manera, el ridículo, el sarcasmo, la burla y el desprecio dirigidos a un niño producen sentimientos de inferioridad y deben ser evitados” ¿Cómo se forma el sentido de importancia? 1. La actitud que uno tenga (como padre o maestro) de y hacia sí mismo, va a afectar la autoestima del niño. 2. Permita que el niño ayude en la clase o el hogar. 3. Presente al niño a otras personas (y por su nombre). 4. Deje que el niño hable por sí mismo. 5. Dé al niño el privilegio de elegir y respete sus opiniones siempre que sea posible. 6. Pase tiempo con el niño. 7. Aliente el sentido de valor e importancia del niño, confiándole, de vez en cuando cosas que le entusiasmen. II. Seguridad. Condiciones que crean inseguridad: 1. Conflicto entre los padres. 2. Cambio de domicilio. 3. Falta de disciplina adecuada. 4. Ausencia de los padres. 5. Crítica constante. 6. Dar cosas en lugar de personas. 7. Padres inseguros. ¿Qué es lo que crea seguridad? 1. Seguridad entre padre y madre. 2. Un amor rico y continuo de parte de los padres (y maestros) hacia el niño. 3. Unión familiar. 4. Una rutina normal. 5. Disciplina adecuada. 6. Contacto físico con el niño. 7. Un sentido de pertenencia. III. Ser aceptados. ¿Por qué los niños sienten que no son aceptados? 1. Al criticar constantemente al niño se crea un sentimiento de fracaso, rechazo e incapacidad. 2. La comparación de un niño con otro indica falta de aceptación. 3. La ambición de que el niño logre los sueños no realizados por sus padres o maestros hace que sienta que no es aceptado. 4. La sobreprotección de un niño a menudo contribuye a que no se sienta aceptado. 5. Si uno espera demasiado del niño, se crea un sentimiento de falta de aceptación. ¿Qué es lo que crea un sentido de aceptación? 1. Reconozca al niño individualmente, como único. 2. Ayude al niño a encontrar satisfacción en lo que logra hacer. 3. Haga que el niño sepa que usted lo ama y que realmente se goza con él. 4. Acepte a los amigos de sus hijos y de los niños que enseña. 5. Mantenga una relación honesta y genuina con el niño. 6. Escuche lo que el niño le está diciendo. 7. Trate al niño como una persona de valor. 8. Permita que el niño se desarrolle y crezca a su manera propia y única. Un niño al que se le reconozca, por parte de sus padres y maestros, como un ser único, con virtudes y defectos, pero totalmente aceptado tal y como es, será un individuo que genere una gran seguridad en sí mismo, puesto que el sentirse aceptado por sus padres le hará sentirse aceptado por los demás y por Dios, siendo entonces capaz de sufrir la falta de aceptación en algún otro círculo o de soportar las presiones destructivas de determinado grupo. IV. Amar y ser amado. “El recién nacido, el niño que crece, el adolescente, el adulto soltero, el padre y el anciano, todos necesitan afecto y expresiones de amor. El amor no puede darse por sentado.” 1. El amor es una respuesta que se aprende. Todos aprendemos a amar. El niño nace sin saber cómo amar pero con una gran capacidad para amar.” “El niño poco amable o que está en problemas necesita mucho más amor.” 2. El amor entre los padres afecta la capacidad de amar del niño. 3. El amor debe ser expresado. Con palabras y con acciones. 4. El amor pide acción. 5. El amor implica confianza. 6. El amor requiere la disposición a escuchar. 7. El amor significa compartir experiencias. 8. El amor construye relaciones francas y de bienestar. 9. El amor reconoce que las personas son más importantes que las cosas. V. Alabanza. “Una conclusión (de una encuesta realizada) fue que se necesitan cuatro afirmaciones positivas para compensar los efectos de una afirmación negativa en el niño.” “Muy pocas personas cambian porque les señalamos sus errores. Tampoco nos van a amar porque lo hagamos. Lo más probable es que nos rechacen… debemos trabajar a través de la alabanza y el estímulo sinceros.” “El alabar a un niño no lo malcría. De todas formas va a buscarla, ya sea de buenas o peligrosas maneras.” Guía para alabar a un niño: 1. Alabe la actuación del niño, no su personalidad. (Alabar su personalidad puede crear orgullo). La alabanza debe dirigirse hacia el progreso realizado. 2. Alabe aquellas cosas por las que el niño es responsable, no por las que él no puede hacer nada al respecto. 3. Reconozca que el elogio se necesita especialmente de la gente que es importante para el niño. La alabanza desarrolla generosidad, iniciativa y cooperación. 4. Alabe sinceramente. 5. Alabe al niño por lo que hace por iniciativa propia. 6. Tenga presente que cuanto antes llegue la alabanza, mejor. 7. Recuerde que al dar aliento, las actitudes de los padres o maestros son tan importantes como sus palabras. Un adulto puede vivir sin la alabanza diaria, el niño, no. Debe tenerla para poder desarrollarse. VI. Disciplina. “La disciplina efectiva, requiere sabiduría, paciencia y persistencia.” “El niño que no conoce los límites para su conducta se siente inseguro y falto de amor.” Definición de Disciplina. La palabra “disciplina” viene de la misma raíz que “discípulo”. Y tanto “disciplina” como “discípulo” vienen de la palabra latina para alumno, significando instruir, educar y capacitar. Disciplina abarca todo el modelado del carácter del niño a través de alentar la buena conducta y corregir el comportamiento inaceptable. El castigo es la parte de la disciplina que provee una disuasión temporaria.” “Un método de disciplina es la reglamentación, esto significa establecer reglas que deben ser cumplidas. Otro método es la imitación. Lo que los padres (o maestros) hacen en sus propias vidas es mucho más importante que lo que dicen, o los límites que establecen porque el niño imita a los padres (o maestros) en lo bueno y en lo malo.” Algunos principios que podemos desarrollar, según el Dr. Dobson son: * Evitar el sermón. * Desarrollar el respeto por parte de los niños. * Evitar los extremos de ser muy estricto o muy permisivo. VII. A Dios. “Es importante que el niño sepa cómo relacionarse con Dios. Y es esencial que los conceptos correctos sobre Dios se inculquen desde temprana edad. El niño nunca puede estar seguro de su situación espiritual cuando se usan afirmaciones con un “si” condicional.” 1. La Biblia enseña que, antes que nada, los padres deben estar en una relación correcta con Dios. El padre no sólo debe conocer el camino y mostrar el camino. Él también deber ir por el camino. Los niños sólo pueden entender a Dios, el amor, la misericordia, el perdón, la aceptación y la verdad de la palabra de Dios en la medida en que los experimenten en sus relaciones, particularmente en el hogar. 2. Dios asigna a los padres la responsabilidad de la educación espiritual de los niños. La responsabilidad de enseñar se muestra en el Salmo 78:1-8. Note cómo se coloca claramente la responsabilidad sobre los padres: El propósito de esta instrucción también es claro: 1) Para que los niños también pongan su fe en Dios. 2) Para que no se olviden de la obr
a de Dios o de guardar sus mandamientos. 3) Para que no se vuelvan contumaces y rebeldes. 3. La Biblia enseña claramente que la instrucción de los padres debe ser constante y continua. 4. La Biblia dice: “Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él.”

¿Es cierto que todos los niños pueden cantar?

por Wyatt Sutton


Todo niño puede cantar, pero algunos cantan mejor que otros. Los únicos requisitos para entrar a mi coro de niños son primero, que quieras estar allí y segundo, que puedas sonreír. Algunos piensan que hemos seleccionado las voces que cantan en el grupo, pero no es así. Recibimos a cualquier niño. Trabajamos duro una vez a la semana para aprender canciones, pero más que eso, trabajamos en hacer que el cantar sea divertido. Esa es la clave para el cantar: divertirse. Angie es uno de los miembros más encantadores de nuestro coro. Tiene buena postura, buena expresión en su carita, demuestra que le encanta cantar, pero solo canta tres o cuatro notas y todas equivocadas. Pero está cantando.
 
Normalmente los que comienzan con el coro no saben cantar bien. Para algunos les cuesta cinco minutos poder cantar afinado, pero para otros les cuesta más que cuatro años. ¿Qué tal si hubiéramos echado la toalla con David después de tres o cuatro meses? No lo hicimos y después de cuatro años y tres meses comenzó a cantar afinado. ¿Qué debemos hacer con la pequeña Angie? Mantenerla interesada hasta que pueda cantar afinada. ¿Has alguna vez analizado cómo aprenden los niños a hablar? Comienzan sin poder hablar, pero al rato aprenden. Es lo mismo con el cantar. Al comenzar a hablar, comienzan con “goo, ga ga”, después a “ma da da”, y terminan diciendo mamá y papá. Es igual con el cantar. Se comienza con sonidos imposibles de identificar, se pasa a sonidos o notas que apenas se entienden, y se termina con notas afinadas. No decimos que niños en la etapa de “goo ga ga” no pueden hablar. Simplemente aceptamos que están aprendiendo. Es igual con el cantar. Puede que suenen horrible, pero están cantando. Lo que hacemos es que renunciamos demasiado temprano. Tenemos que enseñarles de igual manera que les enseñamos a hablar. Eso será el tema del siguiente mes: El cantar se tiene que enseñar

Pedagogía vs. Andragogía

Pedagogía vs. Andragogía

por Roberto Lloyd

stick_figure_presenting_blank_board_text_10892
Redacción de Roberto Lloyd G.
I. El concepto general del aprendiz
A. Pedagogía
1. Por definición, el aprendiz es persona dependiente.
2. La sociedad espera que el maestro tome plena responsabilidad para
determinar:
a. Qué se va a aprender
b. Cuándo va a ser aprendido
c. Cómo se va a aprender
d. Y si se ha aprendido
B. Andragogía
1. Es un aspecto normal del proceso de maduración de una persona que
pase de la dependencia a la independencia propia
a. Pero en diferentes proporciones
b. Para diferentes gentes
c. Y en dimensiones diferentes de la vida.
2. Los maestros tienen la responsabilidad para animar y nutrir ese cambio.
3. Aunque los adultos pueden ser dependientes en algunas situaciones
temporales, ellos tienen la profunda necesidad psicológica de ser
generalmente guiados a sí mismos.
II. El papel de la experiencia del aprendiz
A. Pedagogía
1. Es de poco valor la experiencia que el estudiante trae a una situación de
aprendizaje.
2. Puede ser usada como un punto de partida, pero la experiencia desde la
cual los aprendices llegarán a la cumbre, es aquella del maestro, el libro
de texto, el escritor, la ayuda audiovisual del productor y otros expertos.
3. Por lo tanto, las técnicas originales en educación son las transmisivas —
lectura, lectura asignada, presentaciones de A.V., etc.
B. Andragogía
1. Mientras la gente crece y se desarrolla, va acumulando un acervo rico de
recursos para el aprendizaje — el propio y el de otros.
2. Es más, la gente atribuye más importancia al aprendizaje que ellos
obtienen por propia experiencia que por aquello que han aprendido
pasivamente.
3. Por lo tanto, las técnicas originales en educación son las experimentales
— laboratorio de experimentos, discusión, solución de problemas,
simulación de ejercicios, experiencia de campo y así por el estilo.
III. ¡Listos a aprender!
A. Pedagogía
1. La gente está lista para aprender todo lo que la sociedad (especialmente
la escuela) dice que debe aprender.
2. Ésta ejerce presiones bastante fuertes sobre los educandos — como el
miedo y el fracaso.
3. La mayoría de las personas de la misma edad se preparan para aprender
las mismas cosas.
4. Por lo tanto, el aprendizaje debe ser organizado en un limpio y claro
currículo para todos los aprencices. Éste se controla con una constante
progresión.
B. Andragogía
1. Las personas se interesan en aprender algo cuando ellas mismas
experimentan la necesidad de aprenderlo para enfrentarse más
satisfactoriamente con las tareas o problemas de la vida real.
2. El educador tiene la responsabilidad de crear condiciones y proveer
herramientas y procedimientos para ayudar a sus aprnedices a descubrir
sus propias necesidades.
3. Los programas de aprendizaje deben ser organizados por categorías
como la vida/aplicación y seguir una secuencia de acuerdo a la buena
disposición de los estudiantes para aprender.
IV. Orientación al aprendizaje
A. Pedagogía
1. Los estudiantes ven la educación como proceso de adquisición de
contenido en el sentido de tema/materia (e.g., cursos).
2. Los educandos entienden que la mayoría de esas tema/materia no serán
útiles hasta más tarde en su vida.
3. En consecuencia, el currículo debe ser organizado en unidades de cursos
que siguen la lógica del tema (e.g., desde la historia prehistórica hasta la
moderna, de lo simple a lo complejo, en materias de matemáticas y
ciencia).
4. El aprendizaje se orienta alrededor de temas preestablecidos que serán
de utilidad en años posteriores..
B. Andragogía
1. Los aprendices ven la educación como un proceso de desarrollo de
crecida competencia para llevar a cabo su pleno potencial en la vida.
2. Ellos quieren poder aplicar de inmediato cualquier conocimiento y
habilidad que hayan obtenido. Quieren vivir el mañana con mayor
satisfacción.
3. En consecuencia, las experiencias del aprendizaje deben ser organizadas
en las categorías de competencia y desarrollo.
4. El aprendizaje se orienta alrededor de aquello que sea útil para ahora
mismo vivir la vida real.
Fuente desconocida. Redacción de Roberto Lloyd G.

¿Por qué predicar y enseñar?

¿Por qué predicar y enseñar?

por Francis Schmidt


La vez pasada, se tocó el tema de la perspicuidad de las escrituras, la enseñanza bíblica de que cada creyente puede sacar provecho espiritual de las Escrituras. Puede ser que, al reflexionar sobre esta enseñanza, surja una duda: “Si Dios bendice las Escrituras y si cada
creyente puede sacar provecho de ellas, ¿dónde cabe la predicación y enseñanza de la Palabra? ¿Por qué hay que predicar y enseñarla?
Por supuesto, desde la antigüedad Dios ha ocupado a los seres humanos que lo conocen para ser sus voceros a los demás. Entre muchas razones que Dios usa la enseñanza y la predicación no obstante la perspicuidad de las Escrituras, se pueden mencionar dos.
Alguien una vez dijo que la buena predicación era “la verdad expresada a través de la
personalidad del predicador.” Otro comentó que la mejor manera de preparar un sermón era
estudiar un texto y orar sobre ello hasta que Dios realmente sacudiera su vida con esa
verdad. Así que, una razón por la que Dios usa la predicación y enseñanza es por la
dinámica de una vida transformada. Dios quiere que un maestro o predicador realmente
aplique una verdad bíblica a su propia vida y de ahí que el predicador con el poder y la
convicción de su propio ejemplo anime a los demás a aplicar la misma verdad bíblica a sus
vidas.
 
Por ejemplo, un tubo de PVC puede pasar agua de un lugar a otro. Un árbol hace lo mismo,
ya que las raíces chupan agua del suelo y la llevan a las hojas. Sin embargo, hay un enorme
contraste entre el tubo y el árbol: el agua pasa a través del tubo sin que haya cambio alguno
en el tubo; sin embargo, en el caso del árbol, el flujo del agua cambia al árbol, produciendo
crecimiento y vida. Dios no quiere que seamos nada más que trasmisores de información.
Dios quiere que la palabra transforme nuestra vida y que así prediquemos con convicción
desde nuestra propia experiencia.
Otra razón es que Dios usa la predicación para que el predicador o maestro sirva como
puente entre el texto bíblico con su trasfondo en el mundo antiguo y la audiencia que está
viviendo en el mundo moderno. Si bien cada creyente puede sacar provecho de las
Escrituras, hay que reconocer que hay retos para entenderlas bien y aplicarlas a la vida
moderna. Las Escrituras fueron escritas en otros idiomas diferentes al castellano, en medio
de culturas y costumbres diferentes a las nuestras, con referencias a lugares geográficos que
a lo mejor una congregación moderna no conoce. ¡No es de extrañar que haya textos que
son muy difíciles de entender!
También hay que entender un texto de la Biblia en su contexto inmediato (o sea, los
versículos inmediatamente antes y después), en su contexto remoto (otros versículos en el
mismo libro que tocan el mismo tema), a la luz de referencias cruzadas (textos a través de
toda la Biblia que tocan el tema) y a la luz de la enseñanza general de la Biblia.
Un maestro o predicador entre mejor maneje estas cosas, más capaz será en dar una buena
exégesis de un texto. Sin embargo, entender bien el texto es cruzar el puente sólo hasta la
mitad. Para una buena exposición de la palabra no basta sólo entender la Biblia. También
hay que entender a la audiencia. Hay que hacer una exégesis de las personas con quienes
uno va a estar compartiendo la Palabra, porque sólo así va a poder aplicar bien las
Escrituras a la vida de ellas.
Pensando en las personas que están bajo su ministerio, ¿cuáles son sus fuertes y sus
debilidades? ¿Sus dones espirituales? ¿Sus valores? ¿Su historia personal? ¿Su vida
familiar? En su trabajo, ¿cuáles tentaciones o retos enfrentan? ¿Cuáles son los pecados de
la cultura en que viven?
Por supuesto, si el único contexto en que uno ve a alguien es el domingo en la mañana, será
muy difícil conocerlo más que superficialmente. Por eso, hasta lo posible, es bueno buscar
otras oportunidades para pasar tiempo con las personas a quienes uno ministra. Visítelos en
sus casas y si es posible en su trabajo. Pase tiempo informal con ellos. Escúchelos,
obsérvelos, ámelos y ore por ellos.
Muchas veces cuando la gente en la congregación tiene un encuentro con Dios durante la
predicación, es porque el predicador con mucho esmero y oración ha hecho un buen trabajo
de “puente”.
Que seamos fieles enseñando la palabra de Dios.

Renovando la visión de la escuela dominical

Renovando la visión de la escuela dominical

por Roberto Lloyd

sunday_school_800_clr_6248
I. LA VISIÓN BÍBLICA. LA ENSEÑANZA
A. Del Antiguo Testamento
1. Educación informal
a. De padres a hijos
b. En el contexto de la casa
2. Educación formal
a. La tarea de los levitas
b. La “escuela” de los profetas
c. La sinagoga como “casa de instrucción”
B. Del Nuevo Testamento
1. En primer término, Cristo fue maestro
2. El paso final en el cumplimiento de la gran comisión
3. 2 Timoteo 2:21 Timoteo 4:11; 6:2
II. LA VISIÓN DE ROBERTO RAIKES (1780). LA ENSEÑANZA
A. Elevar la cultura de los niños marginados
1. EL PROBLEMA – ignorancia + injusticia = inmoralidad
2. LA SOLUCIÓN –
a. Educación general – elimina la ignorancia
b. Educación bíblica – elimina la injusticia
B. Con el paso del tiempo se modifica y se adopta para educar a los santos
C. Apogeo en EE.UU.A. 1825-1960
III. LA PÉRDIDA DE LA VISIÓN.
A. Entre los liberales y los ecuménicos
B. Entre los evangélicos
1. La fundación de nuevas organizaciones para enseñar a la niñez
2. Nuevo enfoque en el evangelismo
3. Nuevo énfasis en el ministerio a los adultos
4. Nueva perspectiva de la iglesia
Centro de evangelización VS. Centro de educación
IV. LA RENOVACIÓN DE LA VISIÓN EN NUESTROS DÍAS
A. Hay que regresar a la perspectiva bíblica de la iglesia
1. Su ministerio principal es con creyentes
2. La educación cristiana prepara a los hermanos para el evangelismo
3. El crecimiento numérico depende del crecimiento espiritual
B. Hay que recuperar el equilibrio entre la educación y la evangelización
C. Hay que reconocer las ventajas de la escuela dominical
1. Puede ser la agencia principal en el crecimiento de la iglesia
2. Puede suplir las necesidades más básicas de la gente
3. Puede alcanzar a toda la familia enseñando a cada miembro de acuerdo a su
nivel
4. Puede tener todas las características de una escuela
5. Puede proporcionar oportunidades de ministerio para muchos hermanos
6. Puede proveer el ambiente ideal para ejercer la edificación mutua