La importancia de enseñar a los niños más pequeños

La importancia de enseñar a los niños más pequeños PDF Imprimir E-mail
Escrito por Pr. Daniel Romo Pinilla
La importancia de enseñar a los niños más pequeños.

Desde una perspectiva pedagógica.

Por: Daniel Romo

Capellán Orientador y Profesor de religión

Durante muchísimos años hemos entregado la educación de nuestros hijos en manos del estado o el colegio y pareciera ser lo mas coherente; sin embargo quienes trabajamos con niños sabemos que mientras mas pequeño reciban la instrucción esta será decisiva en la toma de decisiones futuras. De hecho la biblia nos enseña y dice: “Instruye al niño en su camino para cuando este sea viejo no se aparte de el” nos da a conocer lo fundamental que es enseñar en los primeros años de vida los principios bíblicos que regirán nuestro estilo de vida. Pero no solo debemos llevar este ejemplo a lo doctrinal o religioso también es fundamental aterrizarlo en las enseñanzas cotidianas de nuestros niños lo que se vera reflejado en la inserción social que nuestros niños tengan.

 

Por alguna razón nosotros los cristianos evangélicos hemos atomizado lo que realmente significa la educación de nuestros hijos y  es tiempo de reflexionarlo al interior de nuestras comunidades.   “Tenemos que sacarle a los profesores de nuestros niños la idea que; cuando quedan atrás en la enseñanza tienen trastorno de aprendizaje, el porcentaje de niños con trastorno es bajísimo no puede ser más del 5%. Todos los demás niños responden a temas metodológicos, tiempo, estilos de enseñanza, entonces hay que buscar solución al tema del aprendizaje con ideas innovadoras”.
Los estudios internacionales demuestran que la diferencia entre los países con buenos y malos resultados, no se da en el segundo ciclo básico o en cursos altos, sino en el punto de partida, es decir es decisiva la enseñanza que reciban nuestros párvulos y niños en su primer año de enseñanza básica.

 

Está demostrado que si un niño no aprende a leer en 1º básico, arrastrará dificultades durante toda su vida escolar.  Por eso la escuela debe destinar a ese año sus mejores profesores.  El profesor del primer año debe ser un especialista.


De acuerdo a los resultados SIMCE 2006 y 2007, el 40% de los niños de 4º básico no supera el nivel inicial de lectura. Buscando las causas de este estancamiento, se demostró que el problema estaría en el primer año de escolaridad.

 

La gran mayoría de los alumnos de las escuelas que obtienen buenos puntajes SIMCE aprende a leer en 1º básico; los que no logran hacerlo quedan marcados por una desventaja que los acompaña durante el reto de su vida estudiantil. Los malos resultados SIMCE en COMPRENSION DE LECTURA tiene que ver con que generalmente en las escuelas municipalizadas el profesor parte en 1º básico con un curso, lo deja en cuarto y después de nuevo retoma primero. Esto significa que no se especializa en ningún año, lo que repercute negativamente en el aprendizaje de los niños.

 

En las escuelas suelen privilegiar consideraciones del tipo “yo conozco a mis niños”, “los niños están apegados a mí”, etc. estos aspectos afectivos, valorados por muchos profesores, generan niños dependientes: “los profesores se abuelan (abuelos) un poco, no les dan autonomía a los niños  y no reconocen sus falencias, porque les pasa lo mismo que a uno con los hijos, cualquier cosa que hagan es una maravilla”.

 

El profesor puede romper el círculo de la pobreza, lo que es una responsabilidad muy grande, pero la tarea abarca también a la escuela. “Es muy fácil usar como chivos expiatorios a los profesores de 4º básico y los de 8º; si les fue bien, nos fue bien, si les fue mal, les fue mal a ellos. No hay responsabilidades compartidas para darse cuenta de que en el fondo los puntajes SIMCE quedan definidos en 1º básico”. Por estas razones, recalcamos la necesidad de poner los mejores profesores en 1º básico: “como no toca SIMCE en primer año ponen al peor profesor. Como en general no tienen una capacitación en métodos de lectura y hacer 1º básico es bien difícil, el peor castigo es que te den ese año y pasa que el pajarito nuevo que viene llegando a la escuela sin ninguna experiencia cae ahí”.

 

El profesor de 1º básico debe además tener compensaciones: “debe ser liberado de turnos o tareas extraordinarias y debe recibir mucho apoyo debido a la importancia de su trabajo”. Para la escuela, a fin de cuentas, resulta más fácil y económico tener profesores buenos en 1º y no tratar de poner parches el resto de los años.Este ejemplo también podemos aplicarlo en la educación de nuestra Iglesia darle real importancia a la enseñanza, en especial de los niños quienes deben recibir una educación especializada y de excelencia ya que de esto dependerá la vida cristiana para toda su vida; pero no solo es poner a buenos enseñadores de la palabra sino, que invertir tiempo y dinero en la enseñanza de nuestros niños.

  1. Nota: gran parte de la información vertida en este artículo no solo refleja el pensar del escritor, también se debe a conversaciones y artículos recibidos de otros medios de información.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.