Para reflexionar… Reconociendo La Felicidad

“SEÑOR de los ejércitos, dichoso el hombre que confía en ti” (Salmos 84:12).

“La felicidad no proviene de obtener algo que no tenemos, sino de reconocer y apreciar lo que ya tenemos”.

Por qué insistimos en pensar que seremos felices si tenemos esto o aquello. Mi vecino lo tiene y yo no lo tengo … Lo quiero. Mi amigo lo compró y no puedo comprarlo … Y quiero comprarlo. Mis parientes lo tienen y solo yo, de la familia, no lo tengo … Yo también quiero tenerlo. Y así terminamos deprimidos porque carecemos de la felicidad de poseer lo que otros tienen y nosotros no. Estamos muy equivocados al pensar eso.

Necesitamos entender que la felicidad no proviene de una compra, o un regalo, o de desear a algo que, en este momento, es inalcanzable. La felicidad es algo más simple, más tangible, más fácil de experimentar. Solo estar contentos con lo que tenemos y tanta alegría ya nos da.

No tengo un traje de fiesta, pero, tengo todo lo que necesito. No tengo un coche importado, pero, mi coche viejo es una bendición para mí todos los días que necesito salir. No tengo una casa grande, llena de dependencias que no necesitaré, pero mi casita es acogedora, confortable y … Sobre todo … Es mía. Qué feliz estoy por eso.

Si miramos todo lo que tenemos, seguramente llegaremos a la conclusión de que no necesitamos nada más para alcanzar la verdadera felicidad. Y, además de lo que ya tenemos, tenemos a Jesús, Señor y Salvador, y así nuestra felicidad es completa.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.