Para reflexionar… Guerreros Alistados Para La Lucha

“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8).

“Mientras las mujeres estén llorando, mientras haya niños hambrientos, mientras haya hombres yendo a la cárcel, mientras haya un borracho abandonado, una pobre niña perdida en las calles, un alma en la oscuridad, sin él ¡Luz de Dios, lucharé! ¡Lucharé! Para que todo acabe”. (William Booth, fundador del Ejército de Salvación)

Hace veinticinco años, el misionero Paulo Barbosa se inspiró en el ejemplo del fundador y primer general del Ejército de Salvación. Se paró ante el altar de Dios y se ofreció como voluntario para ser una bendición en la red. Los primeros años fueron tremendamente difíciles, desalentadores, queriendo inducirlo a darse por vencido. Sin embargo, cuanto mayores eran las luchas, más ardiente era su corazón por la causa del Rey de reyes y Señor de señores.

Compartió su visión, motivó a millones en todo el mundo e invitó a muchos a unirse a él. Y consiguió una gran adhesión, sonrió con alegría, alabó y magnificó el nombre de Jesús por todo. Estaba ciego, pero su luz brillaba: ¡era la luz de Cristo, no la suya!

Cada vida que se unió a Reflexionar se convirtió en una bendición, como el misionero, y, como sugiere el antiguo himno, en soldados que marchaban hacia la gran batalla: y el premio era la salvación de los perdidos.

El misionero Paulo Barbosa se convirtió en ganador. Cada amigo en la red también se convirtió en un vencedor. Y el ejército de Dios, como en un coro celestial, cantaba con alegría: “Heme aquí… Heme aquí… Heme aquí…”

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.