Para reflexionar… Un Reloj Que Siempre Marca La Hora Exacta

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (Eclesiastés 3:1).

“A veces me pregunto: ¿Por qué tarda tanto mi bendición? ¿No le interesa a Dios lo que pido? ¡Veo que muchas son contestadas y mi respuesta nunca llega!”

Hay un reloj que siempre está exacto. Es el reloj de Dios. Siempre llega a tiempo, ni un minuto antes ni un minuto después. El Señor no es como nosotros y nunca está ansioso por satisfacer nuestras necesidades. Parece que nuestra bendición se está demorando, pero Dios sabe que llegará justo a tiempo para que nuestro gozo sea completo.

Hace unos años, estaba en la oficina de una gobernadora – por invitación de ella – y mientras conversábamos, me cantó una canción: “Espera un poquito más, un poquito más”. Fue un canto simple, pero lleno de verdad. Mi bendición vino, no cuando yo la quería, sino cuando Dios determinó que llegaría. ¡Gloria a su nombre!

Hay muchos propósitos en nuestras vidas. Son muchos los sueños que queremos ver cumplidos. Hay milagros que nos gustaría que sucedan hoy, pero todos estos sucederán en el tiempo señalado por Dios. Qué maravilloso es saber que el Señor se preocupa por nosotros y se complace en vernos bendecidos.

Si le está pidiendo a Dios un gran milagro y nunca llega, espere un poco más y pronto verá la mano de Dios extendida hacia usted. Descubrirás que el mejor momento no fue el que querías, sino el momento perfecto para darte la felicidad total.

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.