Para reflexionar… Pequeña Palabra – Gran Diferencia

Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios” (1 Juan 4:7).

“La mayor muestra de amor es la que se ofrece a alguien que no ama a nadie”.

Sonreír a una persona que siempre nos sonríe es muy fácil. También es muy fácil llegar a aquellos que constantemente se acercan a nosotros. Cuidar de alguien que nunca dejó de cuidarnos tampoco es difícil. La mayor actitud de amor es la que realizamos para quienes nunca nos ha amado.

El Señor nos enseñó a amar a nuestro prójimo y no solo a quienes nos aman de la misma manera. Amar es un regalo de Dios, una actitud que prueba que somos discípulos del Señor, una forma de vida que siempre tendrá el aplauso del cielo.

El apóstol Pablo dice que el amor es la mayor de las virtudes. Es un camino seguro al corazón de Dios. Qué maravilloso es sentir la mirada del Señor diciéndonos: “Eso es, amado hijo”. Incluso si la person que recibe nuestro amor no corresponde al gesto, ciertamente nuestro Dios lo corresponderá.

Una palabra muy pequeña de cuatro letras que puede marcar la diferencia en la forma en que vivimos.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.