Para Reflexionar… Un precio a pagar

“Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único” (Génesis 22:12).

 

Al escuchar el pastor hablar de la vida de un gran predicador del pasado, un joven comentó con el hermano a su lado: “Daría el mundo por tener un testimonio como el de este hombre de Dios”. El hermano, con una sonrisa, dijo: “¿Y darías una hora al día en oración?”

A menudo nos impresiona el relato de los grandes héroes de la fe y estamos ansiosos por ser como ellos. Queremos ser los mejores predicadores, hacedores de milagros, tener dones sanadores, tener el poder de transportar montañas y … lo único que no queremos es pagar el precio para ser una bendición en las manos del Señor.

Dios prueba a los que quiere usar. Así sucedió con Abraham, quien le pidió que matara a su hijo. Por supuesto, Dios no quería la muerte de Isaac, pero probó a Abraham para ver si podía pagar el precio de “ser una bendición”.

Sabemos que el Señor no nos pedirá que hagamos lo mismo con nuestros hijos. Eso fue solo un ejemplo. Pero quiere saber si podremos dedicar tiempo a la oración, a estudiar la Biblia para nuestra edificación espiritual, a practicar el amor que Él nos enseñó, siendo generosos y extendiendo nuestras manos siempre que podamos ayudar a nuestro prójimo.

Los hombres poderosos del pasado, los héroes de la fe, los grandes conquistadores de las almas, buscaron toda su fuerza en el Señor, a quien se dedicaron a tiempo completo, a lo largo de su vida.

¿Quieres pagar el precio?

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.