Para Reflexionar… Habla… No te Calles

“Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles” (Hechos 18:9).

 

“Bienaventurados los que no tienen nada que decir y no se les puede persuadir para que lo digan”. (James Lowell)

Al leer la cita anterior en la red, reflexioné de manera diferente. Prefiero decir que “Bienaventurados los que tienen mucho que decir y se les puede persuadir para que lo digan”.

Cuando abrimos nuestro corazón al Señor Jesús y le permitimos que nos guíe por sus caminos de vida eterna, ciertamente tenemos mucho que decir o testificar. La presencia del Señor nos hace irradiar una luz que no se puede ocultar. Nos trae experiencias que no nos permiten callar. Nos motiva a decirles a todos el motivo de nuestra alegría y felicidad.

Con Cristo como compañero de camino en este mundo, anhelamos ser persuadidos para hablar. Esperamos oídos atentos y dispuestos a recibir la misma bendición que recibimos. Hablamos y hablamos y siempre queremos hablar más. El Señor es nuestro tema, la razón de todo nuestro hablar.

el Señor habló a Pablo y lo que dijo es también para nosotros: “No te calles”.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.