Para Reflexionar… Guardián de pecera

“Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19).

 

El pastor dijo en su sermón: “Dios dijo a Sus discípulos en el pasado que serían pescadores de hombres”. Dios sigue diciéndonos, especialmente a nosotros, aquí en la iglesia, que debemos ser pescadores de hombres. Pero, lo que más he visto en ese tiempo que el Señor me puso aquí, son los guardiáns de pecera”.

Hay personas que tienen diversos talentos en la iglesia. Algunos tienen el don del canto, otros para visitar a los enfermos y débiles en la fe, otros para enseñar la Palabra y otros para orar por la iglesia y todos los que forman parte de ella.

Dios bendice a todos y se regocija al ver a sus hijos servir con gozo. Pero, un don o talento el Señor dio a todos: pescar almas. Es la voluntad de Dios que todos se salven y ninguno se pierda.

¿Y hemos respondido al llamado del Señor de pescar almas? ¿O hemos nos calificado, por nuestra cuenta, para ser guardiáns de peceras? La Palabra nos enseña que si “el Señor no guarda la ciudad, el centinela vigila en vano”. ¡Quien “guarda la pecera” es el Señor! ¡Quien fortalece a la iglesia es el Señor! ¡Quien construye vidas espirituales sólidas es el Señor! Nuestro ministerio es salir y buscar a los perdidos, poniéndolos al cuidado del Señor.

¿Te gusta pescar o prefieres quedarse acomodado guardando la pecera?

Impactos: 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.