Para Reflexionar… ¿Qué tamaño es importante para nosotros?

“Entonces habló David a los que junto a él estaban, diciendo: … ¿quién es este filisteo incircunciso, para que deshonre a los escuadrones del Dios viviente?” (1 Samuel 17:26).

 

Cuando los soldados de Israel vieron a Goliat, pensaron para sí mismos: “Es tan grande que nunca podremos matarlo”. Cuando David vio a Goliat, pensó para sí mismo: “Es tan grande que no puedo evitar golpearlo”.

¿Qué tan grande es nuestra fe? ¿Qué nos muestra, el tamaño de nuestro enemigo o el poder de Dios para derrotarlo? ¿Nos hace temer el problema o confiar en el Señor al que servimos para enfrentarlo?

Cuando Jesús es nuestro Señor y lo llevamos en nuestro corazón, no tememos las dificultades porque creemos en la promesa de que somos más que vencedores. Cuando Cristo está con nosotros, no nos quejamos de problemas económicos, porque recordamos lo que nos dijo: “Yo supliré todas tus necesidades”. Cuando el abatimiento empieza a querer dominarnos, lo expulsamos porque “el gozo del Señor es nuestra fuerza”.

¿Es la pelea demasiado grande? Recuerda a David y Goliat: cuanto más grande sea, más fácilmente el Señor lo derrotará.

¿Qué te importa, el tamaño de la batalla o el Señor que luchará por ti?

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.