Para reflexionar… Todos Nosotros Cometemos Errores. Dios, No.

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios”
(Santiago 1:19:20).

¿Lo que hacemos cuando somos agraviados, atacados en nuestros derechos, perjudicados de alguna manera? ¿Queremos luego vengarnos, pagar el mal con el mal, o entregamos todo en las manos del Señor Jesús?

Cuando volví de Singapur, donde hice mi curso de post graduación, estaba con la visión empañada. Fui al médico (un de los mejores de Brasil) y este cometió un error, desgarrando mi retina. Descubrí el error cuando estuve en los Estados Unidos, para una tentativa de recobrar la visión. Allá el médico comentó con el auxiliar que había sido una impericia de mi médico. Recuerdo que muchos amigos me dijeron que debía procesar el médico y la clínica, exigiendo una indemnización por haber quedado completamente ciego. Yo y recusé, prefiriendo confiar en Dios, pues, era a Él que yo estaba sirviendo. Se pasaron ya 32 años y yo jamás me arrepentí de la decisión tomada.

Por aquel tiempo, yo ya sabía que “todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios”. Si mis derechos habían sido alcanzados por un error médico, el Señor repararía el error y lo transformaría en bendición para mi vida. Ha sido debido a aquel error que comencé el Ministerio Para Reflexionar, alcanzando millones en todo el mundo.

*Todos nosotros podemos cometer errores, pero el Señor Jamás los cometerá.

Impactos: 33

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.