Para reflexionar… Todo Tiene Su Tiempo

“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8).

Hay muchos hombres y mujeres que se dicen cristianos, pero, viven distraídos en un mundo que exige urgencia. Creen que no necesitan si preocupar por los perdidos, con los que andan en el mundo sin Dios y sin salvación. Hasta citan las Escrituras: “La Biblia dice que todo tiene su tiempo y este es el tiempo de yo aprovechar la vida, divertirme, hacer todo qué siempre soñé. Después, cuando nada más haya a yo hacer, entonces leeré la Biblia, oraré y evangelizaré los pecadores”.

¿Será que el “todo tiene su tiempo” escrito en el libro de Eclesiastés, se refiere al predicar el Evangelio? ¿Será que los perdidos se pondrán sentados, a la sombra de un grande árbol, esperando que los cristianos terminen de vivir sus vidas sin Cristo para después les prediquen la Palabra?

Cuando colocamos nuestras vidas delante del altar del Señor, cumpliendo Su voluntad, entonces nos alegraremos y encontraremos momentos de grande diversión, porque en la presencia de Cristo hay plenitud de alegría.

Necesitamos arrumbar nuestra pereza espiritual y nos presentaremos al Señor y Salvador Jesús Cristo, con el corazón lleno de amor, diciendo: “Heme aquí, Señor, cuente conmigo”.

Impactos: 41

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.