Para reflexionar… Si Dios Quiere

“Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Mateo 6:10).

“El hombre a menudo dice: ‘Si Dios quiere’. ¿Todos cumplen la promesa, cuando es evidente que Dios quiere?”

Un gran secreto para una vida cristiana victoriosa es tratar siempre de obedecer al Señor. Si decimos que haremos esto o aquello, “si Dios quiere”, es necesario que cumplamos nuestro compromiso. Si en nuestra oración decimos que se debe hacer la voluntad del Señor, ¿por qué no lo hacemos? Si decimos que el Señor puede contar con nosotros, ¿por qué seguimos en nuestra indiferencia? Si levantamos la mano cuando se nos desafía a cooperar en una obra de iglesia en particular, ¿por qué no nos presentamos para cumplir lo que prometemos? Si leemos que la palabra cristiana debería ser “sí, sí o no, no”, ¿por qué no meditamos en lo que sigue justo después, “lo que es más de esto, de mal procede”?

Murmuramos por no recibir ciertas bendiciones, nos declaramos frustrados por nuestros constantes fracasos, lo que empezamos, casi siempre no llega a su fin … ¿Y cuál es la razón de que pase todo esto? Quizás la razón sea muy simple: no hacemos la voluntad del Señor. No le obedecemos y hacemos nuestra vida espiritual tibia o nula.

Dios quiere… ¿Y nosotros, queremos?

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.