Para reflexionar… ¿Cuál Es La Prioridad De Nuestra Mirada?

“el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre” (Gálatas 1:4).

Un rey, cobrando la deuda que le debía un príncipe de otro reino, acabó quitándose todos sus bienes. “Ahora no tienes nada más que darme. Por lo que queda por pagar, llevaré su esposa”. El príncipe, mirando al rey, dijo: “Todavía tengo algo que ofrecer: te doy mi vida por la libertad de mi esposa”. El rey, convencido de que el príncipe era un hombre digno, le devolvió todo lo que había tomado y se fue. Libre de sus deudas, el príncipe dijo a su esposa: “¿Viste lo hermoso que era ese rey?” Y la mujer respondió: “No vi nada. Solo miré la belleza de mi esposo que estaba dispuesto a morir por mí”.

De la misma manera, nosotros que somos hijos de Dios, no debemos mirar a nada más que al Señor Jesús, quien se ofreció a morir en la cruz por nuestros pecados. ¿Dónde encontraríamos a un Dios tan maravilloso, tan lleno de amor para darnos, listo para extender la mano para bendecirnos en tiempos de angustia, listo para decir “aquí estoy” cuando le pedimos ayuda? ¿Dónde encontraríamos otro Dios con poder para otorgarnos vida abundante y una morada eterna en el Cielo de gloria?

Por eso cantamos con gran alegría y alabanza en nuestro corazón: “Mirar solamente a Ti, Señor. Mirar solamente a Ti, Señor, y no mirar atrás”.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.