Para reflexionar… Quién Tiene, Tiene. Quien No Tiene, No Tiene.

“El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida”
(1 Juan 5:12).

“Para disfrutar realmente del Cristianismo, primero debe tenerlo y luego usarlo”.

El cristianismo es una vida con Cristo. Una vida con Cristo es una vida llena de gozo y gozo en el corazón. Y quien vive con el Señor Jesús vive un cristianismo auténtico lleno de innumerables bendiciones.

Jesús es el Señor que sana la enfermedad. Y para que nuestras debilidades sean sanadas, tanto físicas como espirituales, debemos tener a Cristo morando en nosotros. Jesús es el Señor que transforma a un gran pecador en un santo lleno del Espíritu. Y para que el Espíritu del Señor sea real en nuestra vida diaria, es necesario que Cristo esté en nuestros corazones.

Jesús es quien escribe nuestros nombres en el Libro del Cielo y para que esto nos suceda, debemos invitarlo a que viva en nosotros y sea nuestro Señor y Salvador.

¿Cómo podemos disfrutar de la bendición de Cristo si Él no es parte de nuestras vidas? ¿Cómo podemos pedirle al Señor: “Jesús, ayúdame”, si estamos lejos de Él?

¿Cómo podemos tener vida si no tenemos al Hijo de Dios?

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.