Para reflexionar… ¿Qué Dejar? ¿Qué Llevar?

“Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. “Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (Lucas 10:41, 42).

Alguien le preguntó una vez a un tejano de Dallas cuánto dinero había dejado Howard Hughes. La respuesta fue: “¡Dejó sus posesiones! No solo todo el dinero, sino todo lo demás”. Todos, ricos o pobres, dejaremos lo que dejó el millonario: ¡todo!

¿Por qué nos importa lo que “tendremos que dejar”? Lo que importa es lo que llevaremos cuando el Señor Jesús nos llame en el último día.

¡Todos, ricos o pobres, tenemos la posibilidad de llevar lo mismo! Podemos llevar el gozo de nuestro trabajo por la salvación de los perdidos, y no depende de tener dinero o no. Podemos llevar la victoria por nuestra fe y esperanza, que motivaron y transformaron las vidas que nos rodean, y para eso no necesitamos un saldo bancario elevado. Podemos llevar la bendición del testimonio de una vida dedicada a magnificar y glorificar el nombre del Señor Jesús, y de la misma manera, la cantidad de posesiones que poseemos no habrá tenido relación alguna.

Nuestros pensamientos en este último viaje deben ser llevar al cielo el gozo y la gratitud por la vida abundante que Dios nos ha dado. Todo lo demás permanecerá aquí, incluido el recuerdo de muchos, debido al resplandor de Cristo, que han visto en todos los lugares a los que fuimos.

Impactos: 4

2 comentarios sobre “Para reflexionar… ¿Qué Dejar? ¿Qué Llevar?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.