Para reflexionar… Cómo El Teléfono

“E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad” (Marcos 9:24).

“¿Para qué necesitaríamos un teléfono? Es un dispositivo limitado y no es de mucha utilidad para nuestra empresa”. (Una evaluación de la empresa Western Union de la nueva invención)

Creo que ya lo escribí aquí en una vieja reflexión. Pero quiero traer el mismo tema, pero de una manera diferente.

A menudo nos sentimos como ese teléfono que muchos consideraron sin valor. “¡No sirve para nada”! “¡No lo necesitamos porque tenemos algo mejor para usar!” “¡Solo servirá para ocupar un lugar y es perfectamente prescindible”! Y así nos sentimos despreciados, tratados con indiferencia, excluidos porque otros son mejores para hacer un determinado trabajo. Nos quedamos tristes, desanimados, de cabeza baja y realmente no hacemos nada.

¡Pero eso es una gran mentira! Al igual que con el teléfono que todo el mundo usa hoy con gran ventaja, así somos nosotros. Dios nos llamó, nos separó, confió en nosotros. ¡Somos útiles, sí! ¡Tenemos valor, sí! Dios va a hacer cosas maravillosas a través de nosotros. Levanta la cabeza, reconoce tu valía por ti mismo y, con gozo en tu corazón, preséntate a Dios para que use tu vida de la manera que Él quiera. Tenga la seguridad de que todos quedarán impresionados.

Si otros no le creen, diga como aquel padre: “¡Yo creo!”

Impactos: 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.