Para reflexionar… ¿Quién Ganará La Carrera?

“Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”
(Juan 8:44).

“En la Olimpiada de la vida espiritual, la verdad y la mentira se colocan una al lado de la otra para una gran carrera. ¿Quién correrá más rápido? ¿Quién ganará la carrera?”

Es casi seguro que la mentira mostrará más velocidad. Y es seguro que, aun así, perderá la carrera. La verdad es soberana, incuestionable, victoriosa en cualquier situación.

A menudo somos propensos a decir una “pequeña mentira”. Decimos que en una circunstancia determinada es lo mejor que se puede hacer. Decimos que será beneficioso para todas las partes. Sin embargo, el Señor nos dice que los que se basan en mentiras son hijos del diablo.

¿Y hasta qué punto es válida la mentira? La enseñanza de Cristo nos muestra que una mentira nunca es válida. La Palabra nos enseña que cuando conocemos la Verdad, somos liberados. ¿Liberado de qué? De la mentira misma, de los pecados de este mundo, de la muerte eterna. En Cristo tenemos vida y la Verdad nos hace vivir en abundancia.

El cristiano necesita brillar donde quiera que vaya, para así glorificar el nombre de Jesús en todas sus actitudes.

Si seguimos aceptando la mentira, perderemos la carrera. Quiero ganar … ¿Y tú?

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.