Para reflexionar… Pasos Que Inquietan

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).

“Misionero es aquel que nunca se acostumbra al sonido de los pasos paganos en su camino hacia una eternidad sin Cristo”

Todos tenemos una misión aquí en la tierra: guiar a aquellos que no tienen a Cristo en sus corazones en el camino de la salvación. Dios no desea que ninguna de sus criaturas se pierda, sino que todas se arrepientan de sus pecados y encuentren la vida eterna en Cristo, nuestro Señor y Salvador.

Aquellos que han experimentado la bendición del encuentro con Jesús no pueden ignorarlo, no se acostumbran, no aceptan el ruido de las pisadas de los que caminan lejos de la presencia de Dios. Se esfuerza, se empeña, se dedica incesantemente y no puede descansar hasta que ayude a los perdidos a encontrar el camino al cielo.

Cuando el misionero logra el éxito en su misión, entonces el cielo celebra, el misionero mismo celebra y el perdido también celebra, porque ya no es criatura y se convierte en “hijo de Dios” por haber creído y encontrado el camino de la felicidad eterna.

Impactos: 28

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.