Para reflexionar… Alma Llena De Paz

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

“Mi alma está llena de paz, mi alma está llena de paz. Tengo gozo y placer celeste al decir que mi alma está llena de paz”.

¿Quién puede decir, sin temor a equivocarse, que su alma está llena de paz? ¿Quién puede testificar que, a pesar de los problemas de la vida y las dificultades del camino, sigue sintiendo una paz total en su alma? Solo alguien que conoce perfectamente al Señor y Salvador Jesucristo.

Jesús es el Príncipe de paz, que convierte la tormenta en calma, el perseguidor de los cristianos en un apóstol predicador del Evangelio, la muerte en vida abundante y eterna.

Quien tiene la paz que Jesús da, tiene la alegría que viene del Cielo, tiene días soleados incluso cuando llega la tormenta, camina por campos verdes y descansa junto a aguas tranquilas. Por eso canta, por eso le gusta gritar para que todos escuchen que su alma está llena de paz.

¿Puedes unirte a los que cantan la canción de nuestra ilustración?

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.