Para Reflexionar… ¿Por qué dormiste?

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”
(Isaías 41:10).

 

Una pobre mujer, se dice, se quejó al sultán de que dormía y cuando se despertó vio que su casa estaba vacía. “¿Por qué dormiste?” preguntó el sultán. “Señor”, fue la respuesta, “dormí porque pensé que tu estabas despierto”. El monarca le devolvió lo que había perdido.

 

Es maravilloso saber que podemos dormir y confiar en el Señor, el Señor de señores, que nunca duerme, para protegernos y conservar todo lo que tenemos. Él nos cuida, vela por nuestro sueño, pone a sus ángeles a nuestro alrededor en todo momento, está a nuestro lado cuando nos despertamos y camina con nosotros todo el día.

Él satisface nuestras necesidades, nos abraza cuando estamos tristes, nos abraza cuando estamos felices, en cualquier situación o circunstancia, Él está con nosotros y lo estará por la eternidad.

Además de evitar que el enemigo nos saque algúno bien, todavía nos da paz, gozo, esperanza, fe y una vida abundante que solo Él puede dar. No perdimos nada con él. Con él lo ganamos todo.

Somos y siempre seremos muy felices con Él.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.