Para reflexionar… ¿Podemos Confiar En Los Hombres? ¿Pueden Los Hombres Confiar En Nosotros?

“Así ha dicho el Señor: Maldito el varón que  confía  en  el hombre, y pone carne por su brazo, y su  corazón  se  aparta del Señor” (Jeremías 17:5).

“Yo Solo confío en el Señor, que no fallará”. (Sacado de una vieja canción)

La Palabra de Dios nos enseña que confiar en el hombre y  no en el Señor es un  error  y  un  pecado  grave.  Cuando  nos enfrentamos a una  grave  crisis  de  desempleo,  ¿en  quién debemos confiar? En el  señor.  Nos  mostrará  el  camino  a seguir  y  a  quién  buscar.  Cuando  estamos  enfermos    y necesitamos un tratamiento adecuado, ¿en quién  confiaremos? En el señor. Nos llevará al médico y,  como  Médico  de  los médicos, estará a nuestro lado para  que  podamos  sanarnos. Cuando estamos perdidos en el pecado, sin rumbo  y  sin  una solución a nuestra situación, ¿a quién debemos presentarnos? Al Señor Es Él quien perdona todos nuestros  pecados  y  nos dirige con seguridad a la vida eterna.

No es nuestro amigo,  rico  hombre  de  negocios,  en  quien confiaremos para darnos trabajo, ni  al  médico  de  nuestra iglesia, que conocemos bien, para resolver nuestro  problema de enfermedad, ni al pastor, ni al sacerdote, ni al  profeta de nuestro  alrededor,  para  conducirnos  en  nuestra  vida espiritual y la salvación. ¡Nuestra confianza siempre estará en el Señor! Él  puede,  si  quiere,  usar  a  estas  mismas personas para bendecirnos, pero confiaremos en ellos  porque obedecemos al Señor y seguimos la dirección que nos ha dado.

Seremos confiables cuando Jesús esté en nuestros  corazones. Y seguiremos confiando en Dios y no en los hombres. ¿Confías en los hombres o en el Señor?

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.