Para reflexionar… No Hay Otro

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Un hombre, al encontrarse con un amigo en la calle, vio que estaba triste. “¿Qué pasó?” Preguntó. “Tenía muchas ganas de tener un coche nuevo y el aumento que esperaba no salió”. El amigo le dijo: “Pero tu auto es prácticamente nuevo”. El otro concluyó: “Quería un nuevo modelo que se ha lanzado, más nuevo y más hermoso”.

Las actitudes del ser humano son sorprendentes. ¡Tenía lo mejor y no estaba satisfecho! De hecho, parece que nadie está satisfecho con cosa alguna. Si tiene uno, quiere dos. Si tiene una casa hermosa, quiere una más grande y en un lugar mejor. Si tiene un buen trabajo, con un salario suficiente para una vida cómoda, quiere otro, con el doble de salario. No importa cuánto tenga, siempre soñará con más. Y por esa razón, nunca es feliz.

Cuando Jesús es el Señor de nuestras vidas, no es necesario que deseemos nada más. ¡Él es todo! ¡Es lo mejor! Es nuestra gran alegría y fuente de toda felicidad.

No hay otro Señor y el hombre que tiene a Jesús en su corazón nunca aspirará a tener otro Señor. Es el mayor tesoro que podemos tener y quien lo tenga será la persona más feliz del mundo.

¿Tienes a Jesús? Felicitaciones … Lo tienes todo.

Impactos: 79

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.