Para reflexionar… No Estaba Seguro De Nada, Ahora Estoy

“Y sé que cuando vaya a vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo” (Romanos 15:29).

“Un hombre le dijo a un compañero de trabajo:” Cuando era joven, mi padre me preguntó de qué estaba seguro. Lo pensé antes de contestar, pero llegué a la conclusión de que no estaba seguro de nada. Hoy tendría una respuesta: mi certeza es Cristo”.

¡Sí, Cristo es nuestra certeza! Si queremos ir a alguna parte, Cristo es la certeza de que llegaremos. Si nos enfrentamos a una lucha difícil, Cristo es la certeza de que tenemos a Alguien cuidándonos. Si necesitamos tomar una decisión, Cristo es la certeza de que tomaremos la decisión correcta. Si pensamos en el futuro y donde pasaremos la eternidad, Cristo es la certeza de que estaremos a Su lado, en el Cielo de gloria.

Con Cristo, no hay lugar para la duda, el miedo, la condenación. Él es nuestra certeza, nuestro descanso, nuestra alegría, nuestra felicidad. Si antes no estábamos seguros de nada, ahora la certeza es nuestra compañera de viaje. Él está con nosotros, no lo dudamos, y esto es lo que nos motiva a vivir en abundancia.

El apóstol Pablo caminó en la plenitud de Cristo … Y nosotros también. Alabado sea el nombre de Jesús.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.