Para reflexionar… Jardines De Flores

“Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar” (Mateo 13:3).

“La obediencia es un excelente fertilizante para hacer florecer en la tierra el jardín del reino de Dios” (P. Barbosa)

Cuando escuchamos la voz del Señor y obedecemos Sus mandamientos, podemos sembrar a lo largo y ancho, con la certeza de que florecerán hermosas flores que adornarán el mundo. Se colocarán hermosos jardines en cada rincón y el mundo será mucho más colorido y hermoso. El aroma de Cristo se extenderá, trayendo paz y gozo a nuestras vidas y nuestros hogares.

Todos debemos ser sembradores. Todos debemos comprometernos a cambiar el mundo. Todos necesitamos testificar para que cada día se escriban más nombres en el Libro de la Vida y se recluten más almas para una eternidad con Dios.

Cuando usamos la obediencia como fertilizante, aparecen más jardines de flores y los días son mucho más agradables y bendecidos.

¿Ha obedecido las enseñanzas de Jesús?

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.