Para reflexionar… Esperanza Sin Fin

“Pacientemente esperé al SEÑOR, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” (Salmos 40:1).

“Otros hombres ven solo un final sin esperanza, pero el cristiano se regocija en una esperanza sin fin”.

¿En qué grupo de los dos estamos? ¿Seguimos creyendo incluso si las bendiciones se retrasan o hemos dejado de esperar nuestros sueños?

Yo soy de los que no dejan de creer y espero que todos mis amigos, en la red, estén del mismo lado. Sabemos que todo tiene su momento y el Señor tiene el momento adecuado para respondernos y bendecirnos. Él sabe lo que es mejor para nosotros y también sabe si el momento de darnos lo mejor es ahora o más tarde. Y deberíamos estar agradecidos por este cuidado de nuestro Dios.

Si nuestra bendición llegó de inmediato, debemos dar gloria a Dios. Si aún no ha llegado, debemos, de la misma forma, dar gloria a Dios, porque seguro que llegará en el momento oportuno.

Nuestra esperanza no está limitada por el tiempo. Ella es paciente y confiada. ¡Hay muchos que no esperan nada! No conocen el gozo de tener esperanza. Se enfrentarán al futuro sin esperar nada, sin creer nada, sin anhelar un Cielo de gloria para vivir. Eso, sí, es triste y doloroso.

Somos afortunados de mirar hacia arriba y decir: “Señor, te alabo por cada día de mi esperanza”.

Impactos: 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.