Para Reflexionar… Entusiasmo hasta el final

“Servid al SEÑOR con alegría…” (Salmos 100:2).

 

“El entusiasmo del comienzo de nuestra vida con Cristo, nos hace querer hacer todo sin tener los conocimientos necesarios. Cuando somos viejos, tenemos los conocimientos necesarios y, muchas veces, no queremos hacer nada” (P. Barbosa)

Tenemos, a lo largo de nuestra vida con el Señor, no solo al principio o al final, mucho tiempo para servir al Señor. Si somos jóvenes y no tenemos experiencia, nada mejor que lograr esa experiencia trabajando por la ampliación del Reino de Dios. Si ya hemos tenido una buena experiencia y aún no somos viejos, nada mejor que usar nuestro vigor espiritual para que el nombre de Jesús sea glorificado por nuestra obra cristiana. Si somos viejos y ya hemos hecho mucho por el Señor, el placer que siempre tuvimos nos motivará a hacer más y más. No hay mayor bendición que servir con amor a nuestro Dios y escucharlo decir: “Buen siervo y fiel”.

No podemos usar la justificación de que no tenemos experiencia o somos viejos para no hacer nada. Dios capacita a los jóvenes para servir y fortalece a los ancianos para que, de la misma manera, tengan el placer de alistarse en los ejércitos del Rey Jesús. El gozo del Señor nos renueva cada mañana y nuestra fuerza se fortalece a medida que alabamos y magnificamos el nombre de Jesús.

Al servir al Señor con gozo, nuestra vida siempre será una gran bendición.

Impactos: 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.