Para reflexionar… ¿Confiamos o no?

“Confía en él en todo momento, oh pueblo; derrama tu corazón delante de él; Dios es nuestro refugio” (Salmos 62:8).

Un ciclista anunció que cruzaría con una bicicleta sobre un cable tendido entre dos edificios, a una altura de unos 50 metros, sin ninguna red de seguridad. La calle estaba llena de espectadores esperando el espectáculo. A la hora señalada, el ciclista tomó la bicicleta hasta el punto de partida y, con mucha calma, pasó de un lado a otro de la calle y luego volvió por el mismo camino. La multitud, encantada, aplaudió la valentía del ciclista. Después de la exhibición, preguntó a la multitud si creían que él podría hacer la misma ruta, llevándose a una persona con él. Todos gritaron que creían, sí. Luego dijo: “Esperaré a que alguien se ofrezca como voluntario para cruzar conmigo”. La multitud se dispersó y nadie se ofreció como voluntario para la hazaña.

Muchos de nosotros hacemos lo mismo por el Señor. Observamos los grandes logros de Dios, aplaudimos con entusiasmo todo lo que hace, pero cuando escuchamos “venid a mí”, inmediatamente nos alejamos. Creemos, pero no hemos tomado la decisión de seguirlo. Y, por supuesto, cruzar la vida con Jesús es mucho más seguro que cruzar con una bicicleta en un cable.

¿Confías en Dios?

Impactos: 32

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.