Para reflexionar… Una Experiencia Que Nunca Terminará

“Y si me fuere, y os prepararé lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:3).

Un hombre, muy enfermo, fue visitado por otros hermanos de la iglesia. En cierto momento de su conversación, el enfermo preguntó: “¿Los encontraré a todos allá en el Cielo si muero?” Uno de los hermanos respondió inmediatamente: “Sí, por la sangre derramada de nuestro Señor Jesucristo, todos nosotros Nos encontraremos allí”.

Cristo es en verdad el Camino a las moradas celestiales. Todos los que lo amamos y lo recibimos con alegría en nuestro corazón, estaremos un día con él en las moradas que ha preparado para todos nosotros. Allí viviremos por toda la eternidad.

Y mientras no seamos llamados al encuentro final con Dios, experimentaremos la misma felicidad aquí mismo en el mundo. Todavía no estamos en el Cielo con Cristo, pero Él está con nosotros todos los días de nuestra vida.

Vivir con Jesús es una experiencia maravillosa y una bendición que nos mostrará cuánto nos regocijaremos cuando estemos con Él en nuestro hogar celestial.

Quiero experimentar el Cielo mientras estoy aquí en el mundo, y quiero estar con Cristo después de mi muerte, para siempre. ¿Y tú?

Impactos: 34

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.