Para reflexionar… Como Reflejo En Un Espejo

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mateo 7:12).

A un hombre se le preguntó: “¿Por qué siempre estás sonriendo y feliz?” Éste, abriendo su Biblia, respondió; “Este es mi secreto. Señaló el versículo citado al principio de nuestra reflexión y cerró las Escrituras nuevamente. He tratado de vivir esta enseñanza y he sido muy feliz con mi Dios”.

Si quiero que todos me amen y me traten con cuidado y consideración, esa debe ser mi actitud hacia todos. Si quiero ser tratado con respeto y generosidad, debo respetar y ser generoso con quienes me rodean. Mis amigos estarán felices de sonreírme al ver que siempre les estoy sonriendo.

Nuestros amigos son como un espejo: reflejan lo que somos. Cuanto mejores sean nuestras actitudes hacia ellos, mejores serán sus actitudes hacia nosotros. Si todos aprendiéramos a tratar a nuestros parientes, vecinos, compañeros de trabajo, hermanos de iglesia, pastores, misioneros, aquellos que se dedican a servir al Señor con gran gozo, entonces nuestras vidas se convertirán en grandes logros y serán más agradables y felices.

Trate bien a todos. Probablemente todos te tratarán bien. Y si, aun así, uno u otro no te trata bien, serás feliz de la misma forma.

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.