Para Reflexionar… El Pasado Está Atrás

“Hice mucho por el Evangelio en el pasado, y ahora tengo derecho a un merecido descanso”, dijo un hermano a otro en la iglesia. Se justificó a sí mismo al no ofrecerse a ninguna convocación hecha por el pastor.

Muchos creen que una vieja experiencia es suficiente para asegurar su felicidad espiritual para toda la vida. Nunca prueban cosas nuevas, nunca reciben lo que el Señor todavía tiene para darles, nunca se renuevan en la presencia de Cristo, nunca viven la vida abundante que el Señor ha preparado para todos nosotros, desde el primero hasta el último día de nuestra vida cristiana.

El Señor tiene bendiciones para Sus hijos todos los días. Y no deberíamos quedarnos sentados esperándolas. Cuando nos ponemos delante del Señor, trabajando para magnificar el nombre de Jesús, somos mucho más bendecidos. Las antiguas bendiciones se han ido, queremos nuevas bendiciones, experiencias que hagan que nuestros días estén llenos de alegría y felicidad.

¿Sigues viviendo del pasado o buscas cosas nuevas en la presencia de Dios?

Impactos: 38

Para Reflexionar… ¿Quién Es El Qué Transforma?

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).

“Estoy haciendo todo lo que puedo para ser transformado, pero no veo progreso”, le dijo un joven a un amigo cristiano. “¿Y alguna vez has abierto tu corazón a Jesús?”, preguntó el amigo.  “Así como soy, no sería bueno tener a Cristo en mi corazón. Por eso quiero que mi vida cambie”, continuó el joven. ” “Recibid, primero, a Jesús como vuestro Señor y Salvador, y luego será transformado”, concluyó el amigo.

Es Cristo quien produce todo el cambio necesario en nuestras vidas. Solos no podemos lograr nada. Con el Señor todo será más fácil, porque Él puede obrar en nosotros y mostrarnos el camino a la vida abundante y eterna. ¿Queremos alcanzar la felicidad? Dejemos que Cristo nos muestre el camino correcto.

¿Queremos alcanzar nuestros sueños e ideales? Cristo es la Persona perfecta para llevarnos a las victorias. Queremos que nuestro caminar deje huellas innegables, que nuestro semblante resplandezca aún en medio de la oscuridad, que nuestras actitudes reflejen el amor de Dios, para que no perdamos el tiempo intentándolo por nosotros mismos. Deja que el Señor Jesús sé el artífice de nuestra transformación.

Impactos: 37

Para reflexionar… Certeza Para El Futuro

“Sé a quién he creído, y estoy seguro de que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2 Timoteo 1:12).

Como aquel personaje de los programas de comedia, que no dejaba de decir: “Déjame decirlo, solo abro la boca cuando estoy seguro”, muchos de nosotros creemos que estamos seguros de lo que decimos, lo que hacemos, a dónde debemos ir, y así. Estamos seguros de todo y, en realidad, no estamos seguros de nada.

Nuestra vida, por supuesto, necesita estar fundada en una única certeza: “Jesucristo es el Señor y sin Él nada podemos hacer”. Muy feliz el que camina en la certeza de que, con Cristo en el corazón, nunca errará en el camino, nunca vivirá perdido, nunca dejará de creer que tiene el nombre colocado en el Libro de la Vida y estará eternamente con Dios.

Estoy seguro de que mi vida cambió cuando conocí a Jesús. Estoy seguro de que nunca encontraré un Amigo más amoroso y verdadero. Estoy seguro de que no pienso volver… ¡Nunca!

¿Tienes alguna certeza sobre tu vida y tu futuro?

Impactos: 28

Para reflexionar… ¿Cómo reaccionamos?

“Y ve si hay en mí, camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno” (Salmos 139:24).

Dos niños estaban hablando debajo de un árbol. Uno de ellos dijo: “Ayer fui a la iglesia con mi madre y escuché al pastor decir que cuando somos deshonestos, Dios vuelve la cara y solo nos vuelve a mirar cuando arreglamos nuestro error. Estoy triste porque unos días Hace que fui al mercado y me llevé una fruta sin pagar”.

¿Qué hacemos cuando el Espíritu de Dios nos turba? ¿Cómo reaccionamos cuando el Señor expone nuestros pecados? ¿Los ignoramos, diciendo que son parte del pasado y que no hay nada más que podamos hacer, o nos ponemos ante el Salvador, pidiéndole perdón y guía para que podamos hacer algo que sirva para reparar nuestro error?

¿Cuántas veces sentimos una punzada en el corazón cuando actuamos de maneras que avergüenzan al Señor? ¿Cuántas veces afligimos el corazón de Dios al no prestar atención a algo que nos manda hacer? ¿Con qué frecuencia nos sentimos abatidos por no poder ayudar a alguien a quien Cristo nos indica que hagamos? ¿Cuántas veces perdemos la bendición porque el Señor nos dice que seamos bendición y no lo somos?

Qué bueno es estar en la presencia de Jesús, escuchar su voz y obedecer sus consejos. Qué bueno es saber que cuando recibimos un toque del Salvador, sobre un pequeño o gran desliz en nuestra vida espiritual, nos arrepentimos y sentimos Su renovación de la pérdida. Qué bueno es tener a Cristo en nuestro corazón.

¡Gracias, Señor, por amarnos tanto!

Impactos: 35

Para reflexionar… Decir Siempre La Verdad

“Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros” (Efesios 4:24, 25).

Cierto predicador, para probar a los miembros de una iglesia que estaba visitando, al comienzo del sermón, pidió a todos que abrieran sus Biblias en el Evangelio de San Natanael. Esperó un rato y pidió: “Todos los que ya lo encontraron, por favor digan amén”. Más de la mitad de los presentes dijeron que sí, en voz muy alta. El predicador, sonriendo, concluyó: “Este es el tema de mi mensaje: la mentira”.

¿Hasta qué punto entendemos que el cristiano, hijo de Dios, seguidor del Señor Jesús, que dijo “Yo soy la Verdad” debe cuidarse de no mentir? ¿Hasta qué punto entendemos que la mentira avergüenza el nombre de Cristo y nos coloca entre los “sois hijos del diablo”? ¿Cómo podemos glorificar al Señor usando las artimañas del enemigo de Dios? Si Cristo es la Verdad y dice que “nadie” puede acercarse al Padre, sino por Él, ¿por qué seguimos insistiendo en mentir, engañar, pretender que somos algo que no somos? Cuando conocemos la verdad, nos hace libres. Y si somos libres, ¿por qué volver al yugo de la mentira?

¿Tienes cuidado de no mentir?

Impactos: 48

Tutoriales para hacer el cubo infinito evangelístico

Puedes hacer tu Cubo Evangelístico, muy útil para evangelizar niños de persona a persona, el cubo muestra las 5 Verdades Espirituales, que debemos explicarle a los niños para ayudarles a comprender el Plan de Salvación:

* DIOS me Ama
* Soy Pecador
* CRISTO murió por mí y resucitó
* Yo le recibo
* Soy Salvo (debo crecer)


>> Plantillas – Cubo Evangelístico <<

Explicación de cada figura:

Aprende a crear un Cubo Infinito para que puedas crear lecciones extraordinarias para tus clases semanales:

Impactos: 992

Para reflexionar… Decir Siempre La Verdad

“Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la
justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la
mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos
miembros los unos de los otros” (Efesios 4:24, 25).

Cierto predicador, para probar a los miembros de una iglesia
que estaba visitando, al comienzo del sermón, pidió a todos
que abrieran sus Biblias en el Evangelio de San Natanael.
Esperó un rato y pidió: “Todos los que ya lo encontraron,
por favor digan amén”. Más de la mitad de los presentes
dijeron que sí, en voz muy alta. El predicador, sonriendo,
concluyó: “Este es el tema de mi mensaje: la mentira”.

¿Hasta qué punto entendemos que el cristiano, hijo de Dios, seguidor del Señor Jesús, que dijo “Yo soy la Verdad” debe cuidarse de no mentir? ¿Hasta qué punto entendemos que la mentira avergüenza el nombre de Cristo y nos coloca entre los “sois hijos del diablo”? ¿Cómo podemos glorificar al Señor usando las artimañas del enemigo de Dios? Si Cristo es la Verdad y dice que “nadie” puede acercarse al Padre, sino por Él, ¿por qué seguimos insistiendo en mentir, engañar, pretender que somos algo que no somos? Cuando conocemos la verdad, nos hace libres. Y si somos libres, ¿por qué volver al yugo de la mentira?

¿Tienes cuidado de no mentir?

Impactos: 120

Para reflexionar… ¿Para Quién Es El Aplauso?

“Sí, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo
para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

Un hermano de la iglesia, acostumbrado a ser alabado por
todo lo que hacía, pensaba que era el mejor cantor, el que
más visitaba a los enfermos, el que mejor contestaba las
preguntas de la Escuela Bíblica, el que mejor se expresaba
cuando era invitado a hablar durante el servicio.  Cuando
había algo muy simple que hacer, se lo dejaba a otros.
Después de todo, no podía perder el tiempo en cosas sin
importancia. Un día, muy cansado, se quedó dormido durante
el servicio y tuvo un sueño rápido donde vio la pared del
templo con un agujero, donde faltaba un ladrillo.  Fue a
quejarse al pastor y escuchó que era el ladrillo que debía
haber dado para la obra y no lo envió, porque siempre estaba
ocupado con las grandes cosas de la iglesia.  Se despertó
sobresaltado y entendió el mensaje del Señor para él en
aquella noche.

La mayor obra que podemos hacer para Dios es lo que Él
quiere que hagamos. Algo muy pequeño y aparentemente sin
valor es quizás lo mejor que podemos hacer para magnificar
el nombre de Jesús. El orgullo no nos lleva a ninguna parte.
La vanidad solo obstaculiza nuestro crecimiento espiritual.
La humildad glorifica a Dios y bendice a todos a nuestro
alrededor.

Mejor es la pequeña acción con el amor y la dirección de
Dios que la grande que solo sirve para recibir aplausos y
ser glorificado aquí en la tierra. Y solo el Señor merece
aplausos y alabanzas. Solo el Señor puede darnos   la
verdadera felicidad y la vida eterna.

Puede ser que nuestra iglesia tenga un agujero en la pared,
y si hacemos caso, todo es culpa nuestra. Todo lo que
hacemos debe ser para el honor y la gloria de Dios.

Impactos: 81