Alimentando los 5,000

Alimentando los 5,000

Texto: Mateo 14:15-21

Para mostrar: Pan de hacer emparedados o un afiche de Jesús alimentando a

los 5,000.

Resumen:  Jesús demuestra que puede multiplicar nuestros recursos cuando

se los ofrecemos a él con fe.

¡Miren lo que he traído hoy! ¿Saben lo que es ésto? (Un paquete de pan). Sí,

es un paquete de pan. Ha sido rebanado y está listo para hacer emparedados.

Cuando se hace el pan, sale en una sola pieza. Casi siempre tiene que

cortarse en pedazos para poderse utilizar. Hoy deseo contarles una historia del

Evangelio de Mateo en un momento en el cual Jesús alimentó a más de 5,000

personas con solo cinco panes y dos peces.

Jesús había pasado un día difícil. Estaba bastante molesto cuando sus amigos

vinieron a decirle que Juan el Bautista había muerto por mandato del rey

Herodes. Jesús necesitaba estar solo por un rato así que se fue a un lugar

apartado, al desierto. El problema que Jesús tenía era que su popularidad era

grande ya que era conocido como el gran sanador. Así que la gente lo seguía

doquiera iba. Era difícil para él lograr estar solo.

Estaba oscureciendo, así que sus discípulos vinieron a él y le pidieron que

enviara a la gente a sus hogares pues ellos no tenían alimentos que darles.

Entonces Jesús retó a sus discípulos. Les dijo: “Ellos no tienen que irse, dénles

de comer ustedes”. Los discípulos probablemente se rieron internamente. Ellos

le contestaron a Jesús que ellos solo tenían un poco para comer ellos, cinco

panes y dos peces.

A veces Jesús nos dice cosas imposibles para que dependamos de él para que

nos ayude. (Esto pasó en la misma noche en que Pedro caminó sobre las

aguas para encontrarse con Jesús, el cual venía hacia la barca que se

encontraba en el mar. Pedro no podía caminar sobre las aguas a menos que

fijara sus ojos con fe en Jesús).

¿Qué pasó después? ¿Les dijo Jesús que fueran a la tienda a compraran 1,000

libras de pan y que trajeran todo el pescado que encontraran en la tienda? No,

él les dijo que trajeran lo que tenían para pedirle a Dios que lo bendijera. Jesús

siempre pedía la bendición de Dios antes de comer. ¿La pides tú? Hay algo

que necesitamos entender sobre la bendición que pedimos. No le estamos

pidiendo a Dos que saque una varita mágica y bendiga los alimentos. Los

judíos tienen la costumbre de decir una oración cada vez que parten el pan que

es igual para todos, ” Bendito eres tú, oh Señor nuestro Dios, Rey del universo,

que das pan desde la tierra”. Jesús, el Pan de Vida, fue el que salió de la tumba

en la mañana de resurrección. Cuando le damos gracias a Dios por los

alimentos, recordamos que él provee la vida misma. Si los discípulos hubieran tratado de alimentar a la gente sin la ayuda de Jesús,

hubieran podido tener un poco de alimentos ellos solamente. Pero al darle lo

que tenían a Jesús y por pedirle ayuda, Jesús tomó lo que le dieron con fe y lo

multiplicó muchas veces. Fue un milagro en gran escala. Alimentó a cinco mil

hombres además de las mujeres y niños. De hecho, sobraron doce canastas

llenas de alimentos.

©1997 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados. Las traducciones en español por Zulma

M. Corchado de Gavaldá

 

Impactos: 81

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *