Un Hijo De Regalo

Un Hijo De Regalo

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su
Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se
pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Durante la Segunda Guerra Mundial, una madre caminaba, a la
noche, con su hijo pequeño. Mientras seguían por la calle,
el niño notó que, en varias casas, habían pequeñas banderas
con estrellas pintadas. “¿Lo que significan esas banderas
con estrellas, mamá?” él preguntó . La madre explicó que las
personas, en aquellas casas, habían dado un hijo para la
guerra. Él percibió qué en algunas casas, habían dos y hasta
tres banderas. Despues algunos momentos él mira para cima y
ve la primera estrella en el cielo. “Vea, mamá”, dijo el
niño, “Dios debe haber dado un hijo también.”

Sí, Dios dio un Hijo, no para una guerra entre naciones,
pero, para salvar el hombre perdido. No para los Estados
Unidos, pero para toda la tierra, para todos que creen en Su
Nombre, para todos que lo reciben en el corazón.

Dios dio Su Hijo — para que tuviésemos paz y seguridad,
para que aprendiésemos a amar y perdonar, para que
olvidásemos de toda vanidad, de todo odio, de todo cuanto
nos lleva a muerte eterna. Dios dio Su Hijo, para que yo y
usted fuésemos un, para que estuviésemos unidos por lo bien
de la humanidad, para que aprendiésemos a sonreír y vivir la
verdadera felicidad. Dios dio Su Hijo, para que nuestras
culpas fuesen perdonadas y olvidadas, para que nuestro
nombre fuese colocado en el Libro de la Vida, para que
ocupásemos un lugar especial, junto con Cristo, en las
moradas eternas celestiales.

Dios dio Su hijo — por nosotros y para nosotros. Hizo eso
porque nos amó, porque no quería que un solo de nosotros si
perdiese, porque es nuestro Padre amado.

Dios dio Su hijo para su corazón — ¿usted ya dio su corazón
para Dios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.