Para reflexionar… Una Vida Verdaderamente Talentosa

“Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo” (1 Corintios 12:4).

Un joven, nuevo en la iglesia, le dijo a un hermano mayor: “Veo al pastor predicar acerca de los dones y talentos espirituales, y mi corazón está lleno del deseo de ser un siervo con muchos dones espirituales y talentos diversos”. El otro le dijo sabiamente al joven: “Solo ten un don: el don del amor, y serás un joven talentoso y una bendición en las manos de Dios”.

Qué lindo sería si todos tuviéramos el don del amor. El apóstol Pablo dice que es el mayor de todos los dones. Nuestro hogar sería más brillante, nuestra iglesia sería mucho más poderosa, el mundo se transformaría y la luz de Cristo brillaría más en la vida de todos.

Si hubiera más amor en el mundo, habría menos engañadores en las iglesias, más interés entre los perdidos, más alegría y menos tristeza en todas partes. Una pequeña palabra de cuatro letras, pero incomparable entre todos los diccionarios.

Muchos quieren poder y fama, muchos quieren ser aplaudidos y admirados, confieso que me gustaría tener mucho más amor del que tengo por el Señor Jesús y por aquellos a quienes Él quiere llevar al Cielo.

¿Le gustaría tener muchos dones o se contentaría con el don del amor?

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.