Para reflexionar… El Momento Más Apropiado

“Pacientemente esperé al SEÑOR, y se inclinó a mí…” (Salmos 40:1).

“He estado pidiendo algo a Dios, incluso con cierta insistencia, y no me responde”, decía un hermano a otro. “¿Alguna vez has pensado que tal vez no estás listo para recibir lo que pides?” preguntó el hermano que escuchaba con mucho cariño.

A menudo, lo que pedimos nos lo dará el Señor. Él nos ama y quiere lo mejor de nosotros, nuestro gozo y felicidad. Pero, solo Dios sabe el momento adecuado, el momento exacto. Depende de nosotros confiar y tener paciencia. Una solicitud respondida en el momento equivocado puede traernos más problemas que bendiciones.

Nuestra vida necesita estar completamente ante Dios. Cuando creemos que el Señor nos cuida y dirige nuestros pasos por los caminos de la vida, esperamos la respuesta sin la ansiedad que a menudo conduce a la frustración y la derrota. La victoria, que llega en el tiempo establecido por el Señor, es lo que más alegrará nuestro corazón.

¿Quieres todo en el momento determinado por ti o sabes esperar con fe el tiempo del Señor?

Impactos: 9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.