Para reflexionar… Una Cuerda De Amor

“De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos
mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40).

Cierto barco turístico estaba cruzando el océano de América
a Europa. De repente, fue tomada por fuertes vientos y una
terrible tormenta. Un pasajero descuidado se acercó al borde
y terminó cayendo al mar. Muchos lo vieron caer y comenzaron
a gritar. En medio de la gran conmoción, otro pasajero al
ver una cuerda grande, con un lazo en el extremo, colocada
cerca, la recogió y la arrojó por la borda.  Mientras lo
hacía, le gritó al hombre que había caído: “Abrázala fuerte. Para salvar tu vida.”

¿Qué hacemos cuando vemos a alguien a punto de ahogarse en los mares de la vida de este mundo? ¿Simplemente ignoramos?
¿Criticamos tus errores? ¿O tiramos la cuerda de nuestro amor para que se salve?

¿Por qué Dios nos permite estar cerca de alguien que se está ahogando? ¿No sería para bendecirlos a ambos? Uno por saber
que alguien está listo para tirar su cuerda para ayudarlo y
nosotros porque somos usados por Dios para ayudarlo.

Mantengamos nuestra cuerda de amor siempre lista.    A
cualquier momento el Señor Jesús contará con nosotros para
bendecir a alguien.

Impactos: 35

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.