Para reflexionar… Un Trabajo Que Nos Hace Descansar

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón” (Salmos 40:8).

Un joven le dijo a un hermano mayor en la iglesia: “¿Alguna vez has pensado en retirarte de tu trabajo cristiano? Hay muchos hermanos y hermanas que no han hecho casi nada y necesitan presentarse ante Dios para servirle”. Muchos años, has visitado a los enfermos y necesitados a lo largo de tu caminar cristiano, te has negado a ti mismo, nunca te tomas vacaciones, dejas de divertirte para extender la mano a todos los que encuentras. ¿No crees que es hora de descansar? El hermano mayor le sonrió al joven y le dijo: “Es cierto que hice todo lo que mencionas. Incluso hice muchas otras cosas que tú ni siquiera sabes. Pero, en vista de lo que Cristo hizo por mí, creo que Hice muy poco y que debería seguir haciéndolo mientras me quede un soplo aliento de vida. El joven, sin saber qué decir, solo concluyó: “¡Gloria a Dios!”

¿Qué mejor entretenimiento puede haber qué proclamar el Evangelio? ¿Qué mayor descanso hay que abrazar y consolar a los que sufren sin saber a dónde ir? ¿Qué vacaciones más placenteras podemos tener que pasar días mirando a Cristo diciendo:? “Aquí estoy, ¿qué quieres que haga?

La Palabra de Dios nos muestra la voluntad del Señor que nos dice: “Pruébame”. Él nos promete: “Abriré las ventanas de los Cielos”. Quiero que estas ventanas estén siempre abiertas para mí, no solo para bendiciones financieras, sino también para bendiciones espirituales y para todo lo que el Señor quiere ofrecerme. Amo a Jesús, desde todo mi corazón. Quiero vivir plenamente en Su obra.

¿Y usted? ¿Ha estado buscando sus intereses o los de Cristo?

Impactos: 65

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *