Para reflexionar… Un Camino Lleno De Alegría

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23).

“¿Qué camino debe tomar el hombre para servir a Dios con todo su corazón y toda su alma? ¿Qué debe ofrecer al Señor como prueba de que entiende que es el único camino?”

En la experiencia diaria con Cristo, comprendemos que el verdadero y único camino a seguir es la cruz. Mientras caminamos a través de él, seguramente encontraremos al Salvador y, en agradecimiento, debemos darle nuestro mejor regalo: nuestra vida.

Este camino a seguir es constante, diario, para todos los días y para todas las noches. Debemos seguirlo hasta llegar a las moradas celestiales. Allí viviremos para siempre al lado del Señor, con la alegría de concluir que fue la mejor decisión de nuestra vida. El camino es largo, pero no nos cansará. Estaremos encantados de seguirlo y las experiencias de este viaje nos traerán una gran felicidad.

En este camino nunca estaremos solos. El Señor seguirá a nuestro lado, nos animará en los momentos más difíciles y celebrará con nosotros todas las victorias y todos los obstáculos superados. Y con cada día que pase, escucharemos Sus palabras de aliento: “No tengas miedo… Estoy aquí a tu lado”.

¿Has seguido este camino?

Impactos: 40

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.