Para Reflexionar… ¿Sentimos de lo que hicimos o por haber dejado de hacer?

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

Una profesora de la Escuela Bíblica preguntó una vez a una clase de niños: ¿Qué significaba la palabra “arrepentirse”? Un niño levantó la mano y dijo: “Lamentar mucho sus pecados”. Una niña también levantó la mano y dijo: “Lamentar renunciar a ellos”. (Donald Barnhouse)

Las respuestas de los niños fueron interesantes. ¿Y de qué lado estamos nosotros, de los que están decepcionados por los pecados cometidos o los frustrados por no volver a cometerlos? ¿Nos sentimos más felices cuando nos alejamos del Señor, o ahora que, lejos del pecado, tenemos Su protección, Su cuidado y Sus bendiciones?

Casi nadie preferiría “las cosas viejas”. No teníamos paz, la alegría era falsa y fugaz, caminábamos sin rumbo fijo y no sabíamos para dónde ir. Con Cristo, caminamos con seguridad, Él nos levanta cuando caemos, tenemos una paz sin igual, un gozo que nos fortalece, un futuro glorioso por delante, con el Señor, por toda la eternidad. Con nuestros nombres escritos en el Libro del Cielo, no queremos recordar ni un momento de los tiempos mundanos, llenos de incertidumbre y desesperanza.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.