Para reflexionar… Reconocimiento Y Agradecimiento

“Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos” (Colosenses 3:15).

Una señora, conocida en el barrio por su pobreza, pasaba constantemente por la casa de doña Ana, una buena cristiana de buen corazón, que siempre le daba algo de su despensa. Al entregar la comida, Doña Ana la completaba con una pequeña oración y un “Dios le bendiga”. Un día, después de más de un mes sin aparecer, volvió a casa de doña Ana. Al verla, la buena señora ya ha preparado algunos productos para regalarle. A Al abrir el portón, la mujer le dijo: “Gracias, doña Ana. Hoy no vine a buscar nada. Solo vine a traer un pote de dulces que hice con mi primer salario. Conseguí trabajo y estoy muy feliz y agradecida por todo el tiempo que me ha ayudado”.

Es bueno ser agradecido. Qué lindo es reconocer lo que otros hacen por nosotros. Que lindo volver al lugar donde fuimos bendecidos, para decir un gran agradecimiento. Esa es la actitud de un hijo de Dios.

Es importante llegar a los necesitados. Es muy importante saber agradecer a quienes se acercan a nosotros. Es maravilloso cuando el ayudante y el ayudado se dan la mano para alabar y engrandecer el nombre de Dios. El mundo se vuelve demasiado mejor… mucho mejor.

Qué agradecido estoy con tantos que me ayudaron y aún lo hacen. Gracias a todos.

Impactos: 60

4 comentarios sobre “Para reflexionar… Reconocimiento Y Agradecimiento”

    1. Bendiciones en sabiduría divina, gracias por todo este material para reflexionar y poner en práctica. Dios continúe bendiciendo sus vidas con salud física, espiritual y mental!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *