Para reflexionar… ¿Quieres recibir?

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y
rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma
medida con que medís, os volverán a medir” (Lucas 6:38).

“Estaba en el mundo, caído, perdido, lejos del camino. Jesús
lo encontró, curó sus heridas y lo trajo aquí.  Restaurado,
estaba listo a cooperar, pero si se niega… está decidido a
ser un rajá. Sabe pedir, Jesús, Jesús, dame, dame, dame.
Quiere recibir, pero no quiere trabajar…”  (fragmento de
una canción de Cícero Nogueira)

Muchos de nosotros somos como el personaje de esta canción.
Queremos todo de Dios y no estamos dispuestos a  ofrecer
nada. En los días de adoración, encontramos todo tipo de
excusas para nuestra ausencia. Cuando hay un llamado para
trabajar en la iglesia, siempre nos escondemos, dejando la
tarea a otros.  Cuando somos    llamados    a    cooperar
económicamente por alguna necesidad especial, aprovechamos
para levantarnos e ir a tomar algo… Y el verso “dad y se os dará” del Evangelio de Lucas, está    completamente
olvidado.

Todo lo pedimos a Dios y tratamos con indiferencia lo que
Dios nos pide. Luego murmuramos sobre no ser atendidos. Dios
siempre quiere ayudarnos, pero la mayoría de las veces nos
ofrece tiempo para meditar en por qué él la respuesta tarda
en darse.

¿Tienes la costumbre de pedirle al Señor muchas cosas? ¿Y qué le ofreces antes de pedirlo?

Impactos: 33

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.