Para reflexionar… ¡Qué Bueno Es Vivir!

“Jesús le dijo: Yo soy la vida” (Juan 14:6)

Alguien, al final de sus días, exclamó: “¡Qué bueno ha sido vivir!”

Sí, vivir es muy bueno. En los momentos de triunfo vivir es muy bueno. En tiempos de fracaso también es bueno vivir, porque aprendemos a afrontar los días de adversidad y a aprovechar cada uno de ellos. Cuando somos bendecidos, es bueno vivir y saber que alguien se preocupa por nosotros. En las horas en las que miramos al horizonte, tratando de vislumbrar la bendición que no llega, vivir es muy bueno. La expectativa y la esperanza que nos mantienen firmes en esta espera, ya nos demuestra que vale la pena vivir. Cuando no tenemos nada de qué arrepentirnos, vivir es maravilloso. Cuando cometemos errores y nos arrepentimos y necesitamos pedir perdón, seguimos creyendo que vivir es muy bueno. ¡Cuánto aprendizaje! ¡Cuántos hechos que marcan nuestra vida! ¡Vivir es muy bueno!

Y este vivir es bueno cuando nuestra vida está en las manos de Dios. Jesús es Vida y es esta vida la que hace que nuestros corazones se llenen de alegría de vivir. Vivir es muy bueno … vivir la vida es muy bueno … vivir la vida con Jesús es todo lo bueno que podemos esperar en la vida.

Viviendo, experimentamos grandes emociones. Y es experimentando estas emociones que podemos mirar hacia arriba, sonreír y decirle a Dios: “¡Señor, qué bueno es vivir!”

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.