Para reflexionar… No al infierno

“¿Cómo escaparéis de la condenación  del  infierno?”  (Lucas 23:33).

Un conductor estadounidense fue llevado inconsciente después de  un  accidente  automovilístico.  Fue  conducido  a   una gasolinera cerca del lugar del accidente. Cuando  abrió  los ojos, comenzó a  luchar  frenéticamente,  pateando  todo  el lugar. Solamente después de un tiempo explicó el  motivo  de su actitud. Dijo que lo primero que vio al  abrir  los  ojos fue una “concha”. ¡Alguien estaba delante de la  letra  “S”! Era una gasolinera de Shell, y sin ver  la  letra  “S”  leyó “HELL”, que en inglés significa infierno.

Hay muchas personas que dicen que no creen en  el  infierno, sin embargo, están realmente aterrorizadas de morir y  pasar la eternidad en ese lugar.  Incluso  dicen  que  los  ateos, escapando cerca de la muerte, exclaman “¡Gracias a Dios”!

En realidad, incluso si no creemos en el  infierno,  debemos vivir de tal manera que, si existe el invierno, no  corramos peligro de ir allí. Es mejor disfrutar nuestros días de  tal manera que nuestra  vida  sea  abundante,  llena  de  paz  y alegría, llena de mucho amor, y que después  de  la  muerte, estemos,  para  siempre,  con  el  Señor,  en  las   moradas celestiales. Esta es la felicidad que anhelamos.

Quien cree en Jesús, no solo camina al Cielo, sino que evita decir lo que algunos dicen: “Mi vida ya es un infierno  aquí en este mundo”.  El  que  cree  experimenta  una  vida  que, incluso frente a las luchas y los problemas,  siempre  dirá: “Mi vida ha sido un cielo, lleno de verdadera felicidad”.

Impactos: 71

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.