Para reflexionar… Mucho Más Importante Que Un Caballo

“Yo y mi casa serviremos al Señor” (Josué 24:15).

Alguien le dijo a un granjero: “Es un bello caballo el que estás montando”. La respuesta vino luego: no solo es muy bonito, sino que hace todo lo que debe hacer un caballo, siempre dando lo mejor de sí donde quiera que esté”.

Y nosotros, que somos cristianos e hijos de Dios, ¿estamos siempre dispuestos a hacer todo lo posible para que el nombre de Jesús sea glorificado? ¿Somos conscientes de que hemos sido apartados para una misión muy noble y que es un privilegio llevarla a cabo? ¿Nos esforzamos por dejar de lado nuestros intereses personales para buscar a los perdidos y llevarlos a la presencia de Dios?

Hay una canción que dice: “No importa qué, a cualquier precio, mi casa y yo serviremos al Señor”. ¿Es esto una realidad en nuestra vida espiritual? Dondequiera que estemos, ¿estamos listos para hacer la voluntad de Cristo, sirviéndole con gozo en nuestros corazones?

Somos mucho más importantes que un caballo, pero ¿hemos servido a Dios con tanta dedicación, cómo sirvió ese animal en esa granja? ¿Todos pueden ver una belleza especial en nuestro rostro, alabando al Señor también por nuestra fidelidad?

Todo depende de nosotros … y siempre quiero responder “sí” cuando se me pide que sea una bendición en las manos de Dios. ¿Quieres lo mismo también?

Impactos: 19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.