Para Reflexionar… Mayor Recompensa

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís” (Colosenses 3:23, 24).

“Alguien siempre está listo para echar una mano si tiene problemas para abrir su billetera”.

El mundo de hoy está lleno de gente impulsada por el interés. La gente extiende sus manos, desde que, al recogerlas, traigan algo dentro de ellas. El amor se deja de lado, se olvida la alegría de dar, ni siquiera se considera el desinterés.

Esto no es lo que el Señor espera de aquellos que se llaman cristianos. Esto no es lo que enseñó Jesús mientras estuvo en este mundo. No hay brillo en el “tómalo, dalo aquí”. Todo lo que hacemos debe magnificar el nombre del Señor, debe glorificar a Dios y mostrar nuestra gratitud por las grandes maravillas que Él hace en nuestras vidas.

Hay muchos que necesitan ayuda, que están perdidos y ansiosos por ser encontrados, que tienen mucho que pedir y nada que ofrecer. Por ellos el Señor nos llamó y nos envió. La recompensa … Viene directamente de Dios y es mayor que todo lo que los hombres pueden dar.

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.