Para Reflexionar… Más valioso que dinero

“Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos” (Proverbios 23:26).

 

“Me gustaría darle mucho al Señor”, dijo un cristiano a un amigo, “pero no tengo nada para dar”. El amigo, que comenzaba a vivir con Cristo, dijo: “Si queremos darle algo al Señor, seguro que tendremos algo que ofrecer”.

¿Qué podemos darle a nuestro Dios? Pensamos que nuestro Padre solo quiere nuestro dinero, nuestro patrimonio, los bienes que Él mismo nos da. Sin embargo, ¡hay tesoros más preciosos que Dios quiere de nosotros! Él desea nuestro corazón, nuestra alabanza, nuestra gratitud, un poco de nuestro tiempo para servirle. Él desea nuestra obediencia, nuestro interés en conocer Su voluntad, unos minutos de nuestro día para hablar con Él.

Dios no necesita nuestro dinero. Posee todo el oro y la plata del mundo. Cuando le ofrecemos un poco de lo que ganamos, lo hacemos para que Su Palabra alcance a muchos. Es solo un gesto de amor por el Señor y todo lo que Él quiere salvar y llevar a las moradas celestiales. Sería inútil ofrecer nuestro dinero sin que vaya acompañado de nuestra alabanza y reconocimiento de que no tendríamos dinero sin Su ayuda y fidelidad.

¿Quieres darle al Señor algo valioso? Dale el corazón. Cuando hagamos eso, todo lo demás será mucho más fácil de ofrecer.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.