Para reflexionar… La Victoria Es De Todos

“… no sea como yo quiero, sino como tú” (Mateo 26:39).

“Vive murmurando, la persona que intenta hacer lo correcto de la manera incorrecta”.

A veces nos quejamos y murmuramos que nada ha salido bien. Solemos decir que lo que hacemos está bien, lo que Dios quiere, lo que agrada a los demás. ¿Y por qué no funciona? Probablemente estemos buscando hacer nuestro mejor esfuerzo, pero a nuestra manera, sin buscar la dirección del Señor. Lo importante es hacer la voluntad de Dios y no la nuestra.

Recuerdo un testimonio, hace mucho tiempo, de alguien que pasó un mes orando y ayunando para que Dios lo usara para liderar un avivamiento espiritual en Argentina. Gritó y gritó y no pasó nada. Un día, ya murmurando, le preguntó a Dios por qué no lo atendía. La respuesta de Dios fue simple y clara: “¿Qué pasa si quiero traer un avivamiento y usar a alguien más?” Dejó de orar por ese asunto.

A menudo queremos que se nos use para una cierta bendición. Pero, debemos entender que Dios puede bendecir y usar a otro hermano. Esta no es una ‘derrota, sino una victoria espiritual’. Tenemos que estar muy contentos con lo que Dios hace, a través de nosotros o de nuestros hermanos.

Cuando oramos e incluso contribuimos a la obra misionera, todas las bendiciones alcanzadas pertenecen a todos y no solo al misionero.

¿Oras por una bendición o quieres ser el instrumento de esa bendición?

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.